MELIZA Y EL CENTURION ROJO

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

*¡No quiero, no quiero!

-Nadie te ha preguntado, a nadie le interesa tu opinión, colócate en la fila y no mires a tu alrededor.

*¡Nooo, a la fila nooooo!

-Quien irá adelante, quien irá atrás, no te debe importar. Sigue a la fila, sin interesar lo que haya más allá.

*¡Yo quiero soñar!

-Tenemos miles de sueños preconcebidos que a todos los de la fila hemos de dar…

*¡No quiero! Tengo sueños propios que soñar…

-¡Ponte a la fila! Obedece, o tu alma haremos a estallar…

*¡Nooo! A la fila nooooo!

– Otro necio que intenta huir, ¡no le dejen escapar!

*¡No quierooo! ¡No quieroooooooo!

-Uno más que por sí sólo quiere pensar. Inventamos sus sueños, decidimos qué han de comer y qué no, escogemos sus enfermedades, diseñamos sus sufrimientos y forma de morir; ordenamos todo para ellos, pero siempre aparece un mísero desagradecido que pide más…


19 respuestas a “MELIZA Y EL CENTURION ROJO

    1. Por aquí estoy amigo, artista, siempre escudriñando en tu blog y tratando de imaginar los misterios de tu mente y de tu sensibilidad. Digo “artista” porque te identifico así. Tuve la fortuna de participar en los sentires y exposiciones de algunos de ellos en una época de mi vida, es por eso.

      Qué tremendo y estrujante lo de hoy, por ejemplo… Pensar que otras manos puedan dirigir todo un destino, todo un presente.
      Un abrazo, amigo. Muchas gracias.

      Le gusta a 1 persona

  1. Tristemente cierto, pero…Quienes son ellos? Tantos son? Tanto poder tienen? Pero el saberlo, me hace amar más a la humanidad y con este sentimiento, viene la certidumbre de que no estamos solos y de que la fuerza del amor verdadero, puede protegernos y salvarnos. Profundo escrito, Oswaldo. Gracias por compartirlo. Un abrazo, Espero que estés mejor

    Le gusta a 1 persona

  2. Tristemente cierto, pero…Quienes son ellos? Tantos son? Tanto poder tienen? Pero el saberlo, me hace amar más a la humanidad y con este sentimiento, viene la certidumbre de que no estamos solos y de que la fuerza del amor verdadero, puede protegernos y salvarnos. Profundo escrito, Oswaldo. Gracias por compartirlo. Un abrazo, Espero que estés mejor

    Le gusta a 1 persona

Responder a Sean Brookes Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s