FABRICANDO UN SUEÑO PARA LOS QUE NUNCA LLORAN

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

(Crónicas marranas: primer nivel)

En el espacio subterráneo, entre los larguísimos vericuetos de las cloacas, miles de cerdos chapotean entre el lodo y los excrementos, mientras con sus hocicos husmean buscando de manera incesante algún desperdicio que tragar. Muchos han desarrollado corpulencias enormes, y ello les faculta para abusar de los más débiles, a quienes muchas veces, mordisquean arrancándoles trozos de piel y músculo que devoran con avidez. Los que son mordidos, tienen tanta angurria y gula que lamen sus propias heridas sólo por el placer de beber algo de sangre. Los cerdos atacadores, así como los atacados, adoptaron estas costumbres de sus depredadores: los perros salvajes, los chacales y las hienas; todos, carniceros sedientos de sangre.

.

(Crónicas marranas: segundo nivel)

En el segundo nivel de este mundito que, cual pequeño farol, permanece encendido en algún lugar de los confines de este irreal universo, un piso polvoriento alberga jaurías de perros salvajes, chacales y hienas. En algunos trechos, el suelo presenta agujeros y hoyos de entre tres y cuatro metros por donde estos carnívoros pueden otear a los cerdos que ocupan el nivel de abajo. Los asquerosos cerdos están tan a la mano que basta a los depredadores con estirar el pescuezo para alcanzar a la presa escogida. Aun así, siempre que un cerdo es extraído hacia el segundo nivel, se desatan sangrientas peleas entre las jaurías rivales, facilitando, en muchas ocasiones, a la presa de turno, la posibilidad de escapar con una que otra dentellada y regresar a las cloacas para continuar con su inacabable búsqueda de desperdicios.

.

Crónicas marranas: tercer nivel

En el tercer espacio, en la parte aérea, allí donde dominan las nubes; justamente allí es la morada de los seres alados, ángeles y mensajeros, que tienen el poder de crear con sus trazos, sus movimientos corporales y sus trinos, mundos utópicos. Son entidades que de vez en cuando descienden para acompañar a los depredadores del segundo espacio y los cerdos del nivel de abajo, en el intento de sembrar espiritualidad en sus escasos o negados cerebros para la sensibilidad.

Cada uno de esos seres alados desciende con la consigna expresa de disminuir la bestialidad reinante en los niveles segundo y primero.

Acaso algún día consigan eliminar esas taras heredadas de la extinta raza humana…


17 respuestas a “FABRICANDO UN SUEÑO PARA LOS QUE NUNCA LLORAN

  1. El legado de los seres humanos, así como se ha desarrollado la humanidad, no sera mucho, el submundo patetico descrito, no es más que un resultado de lo insano y la falta de valores, manejados y arrasados por la superficie que se nutre y alimenta del submundo, los esfuerzos infructuosos de los seres de altura, que sobrevolando se sienten alejados de las pudredrumbre de los niveles mas bajos, aun intentando ayudar y sacar de ese lastre a los demás seres, igualmente se contaminan con lo realizar los esfuerzos necesarios, para intentar esporadicamente no ayuda, solo hace seguri la vida tal como ha resultado de las catastrofes sucedidas…..

    Le gusta a 1 persona

Responder a Unknown Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s