LAMENTACIONES

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Tengo la letra de aquella canción traspapelada en alguna parte de mi memoria, pero no puedo recordar dónde. Recuerdo que hablaba de la niña delgaducha que conocí en sueños, de sus trencitas azules y de cómo se agitaban al viento cuando bailaba entre copos de nube. Cabriolas por aquí, piernitas de garza por allá, y volteretas bañadas de gracia y candor. Siempre de la mano del dictatorial ritmo y melodía, que llegaban como ecos desde la luz misma; esa luz que, complacida, alumbraba el rostro de la niña, para luego reflejarse en destellos transitando por sus simpáticas trencitas de intenso color azulado. Ese azul profundo que tiñe el cielo cuando se adentra la noche.

Siempre fue así entre la fugaz eternidad; hasta el día en que la luz se extinguió y ya no hubo más baile. Las piernitas que antes apenas proyectaban dos líneas por sombra, ahora están quietas, y el cuerpecillo de anguila, cesó repentinamente su menear; las trencitas azules no volvieron a bambolearse… Sentada en un oscuro rincón, con las trencitas deshechas, espera que el tiempo pase. Hoy es una mujer… Ha dejado de ser niña.


16 respuestas a “LAMENTACIONES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s