LOS DUENDES SUEÑAN EN COLORES PASTEL

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía

Cap. 7 del libro “Delirios del Lirio”

.

.

Esta noche es una noche muy pero muy especial, desconcertante y pletórica de sensaciones y emociones, como esas que punzan y arañan nuestra sensibilidad, la misma con la que he convivido por cinco siglos y medio pues alguien, el mismo día que nací, me la grabó en la frente, con un hierro caliente al rojo vivo, y por tanto, no puedo ni podré desprenderme de este estigma.

No entiendo si por error o castigo, se me destinó habitar en este mundo poblado de arpías, chacales, borregos, cerdos y asnos parlantes, situación que sólo puede ser soportada si uno es un perfecto idiota o un mitómano consumado. Como estoy convencido de que la perfección es inexistente, al menos en este plano astral, no me queda otra que pensar en la alternativa de que soy un magnífico mitómano… y debo serlo pues todo el tiempo que llevo andando por estos polvorientos senderos, los transité creándome las mentiras más inimaginables; tan convincente fui al concebirlas que yo mismo terminé creyéndolas como si fueran una verdad palpable y absoluta.

Debo contarte algo ¿Sabes que debido al estigma de ser portador de esta maldita sensibilidad no me quedó otra elección que sublimizar mis traumas pariendo arte? ¿No lo sabías, verdad? Pues fue así, eso me convirtió en el lobo solitario que aquí ves, saturado de tristeza y con el rostro cubierto por una careta que lleva grabada una sonrisa que yo mismo dibujé con la tinta indeleble de mi auto-engaño. He vivido repartiendo alegría y esperanzas entre los demás animales que me rodean y sin embargo fui y soy incapaz de prodigarme a mí mismo una pizca de sosiego.

Esta noche, tal como te dije, es muy especial para los borregos, las arpías, chacales, cerdos y asnos pues masivamente, festejan el nacimiento de un redentor  del que ni siquiera están convencidos que los vaya a redimir pero es un buen motivo para festejar y atiborrarse de comida y bebidas espirituosas, lo cual no les proporciona felicidad pero sí placer, además de garabatearles ese rictus en sus hocicos, mueca que ellos interpretan como sonrisas.

La arpía con la que comparto mi caverna y una mutua repulsión, tuvo la visita de otro pajarraco, su hermana. Llegó con unas botellas que contenían un brebaje -me parece  haber leído en las etiquetas de dichas botellas, la inscripción “Orines de Lucifer”-. Cuando la micción que bebimos empezó a hacer estragos, ellas recomenzaron a parlotear incoherencias y a realizar remedos de danzas bajo la luz de la luna, fue entonces que decidí largarme, no estaba a gusto allí, quería apreciar otros aires.

Una vez fuera, recordé que hace tiempo que mi pata derecha trasera se rehúsa a seguir acompasadamente a mis otras tres patas pero igual me fui, rengueando, sí, de todos modos me fui. Por donde circulaba sólo veía animales obnubilados que sonreían estúpidamente, con una euforia desmedida debido a la generalizada ingesta de las bebidas “espirituosas”, contrastando con la lucidez que me confería mi aflicción. Mi ángel de la guarda no se fue de vacaciones, simplemente cesó su función… y yo le extrañaba en demasía. Se fue diciéndome “Ya cumplí mi ciclo. Vendrán otros que cuidarán de ti de aquí en adelante”

Entre mis pasos desacompasados, mis soliloquios y algunas lágrimas, me topé con una casucha iluminada donde expendían los “Orines de Lucifer”. Sólo tenía la mitad de una moneda que celosamente guardaba en mis fauces para no perderla; con ella pagué por una botella de la infernal micción y empecé a beberla, solitario y de pie. La botella sería mi fiel compañera mientras en su interior hubiera algo de líquido, aunque me torturaba saber que la bebida no tardaría en agotarse.

Me encontraba ensimismado con mi botella que iba vaciándose lentamente cuando de repente, apareció un cerdo ebrio. Dijo que me conocía, que me apreciaba muchísimo y otras tonterías que ya ni recuerdo. Claro que como yo soy un viejo lobo, no un asno, enseguida me di cuenta que aquel cerdo ebrio de cara burlona, lo único que deseaba era que le invitara un poco de lo que yo estaba bebiendo. Siempre tuve la convicción de que una cuota de veneno no se le niega a nadie, así pues, compartí con él un sorbo y le pedí con mucha amabilidad que se largara, que no interrumpiera más la conversación que tenía conmigo mismo. Necesitaba desahogarme contándome cuánto necesitaba a mi otrora ángel guardián.

El cerdo me agradeció y se fue dibujando serpenteantes “eses” con su andar, encaminándose hasta un rincón donde libaban un chacal y un asno. Me desentendí de él y los otros y volví a sumirme en mis penas y añoranzas.

-Ángel mío ¿Cómo voy a olvidarte si de todo lo que me enseñaste me faltó aprender a vivir sin ti?

Así de ensimismado estaba cuando de pronto llegó a mis oídos el escandaloso eco que ocasionaba una trifulca proveniente del rincón hacia donde se había dirigido el cerdo ebrio de mirada burlona. Giré mi cabeza para ver qué ocurría y alcancé a verlo. El cerdo estaba panza arriba, pataleando en el piso; una certera coz del burro  le dio en la cabeza dejándolo instantáneamente quieto, cual si fuese un cadáver. Inmediatamente, movido por mi naturaleza impulsiva, en dos brincos llegué al lugar. El cerdo estaba quieto, privado de casi todas sus facultades,  apenas si respiraba  levantando polvo en cada exhalación.

El asno y el chacal me observaban desafiantes. Yo los miré, hice rechinar mis colmillos y gruñí:

-Malditos desgraciados ¿Por qué hicieron esto?- Dije con tono de amenazante reclamo.

-No te metas en esto, imbécil. En este mismo instante podría matarte de una patada si quisiera- Sentenció el asno.

-Lárgate mientras puedas, estás muy lejos de tu territorio, aquí no te daremos explicaciones- Acotó el chacal.

-¿Acaso creen que pertenezco a algún lugar? Soy un lobo y por tanto soy lo que soy donde voy y donde estoy- Fue lo último que expresé antes de que comenzara la pelea.

El asno comenzó a brincar y dar volteretas amenazando con golpearme con sus patas; yo lo esquivaba y de vez en cuando lograba darle una dentellada. La situación se prolongó invariablemente por no sé cuánto tiempo, hasta que sentí un dolor lacerante en mi anca derecha. Instintivamente volteé y vi una herida profunda en mi muslo, sangraba copiosamente. El chacal me había mordido a traición. Quise retomar mi defensa contra las amenazantes patas del asno pero fue muy tarde, cuando reaccioné ya venía la coz directamente a mi sien izquierda. Alcancé a ver un destello y luego…la nada.

Al despertar me hallaba recostado en mi cama. Mi apariencia era la originalmente humana. Sentía todo el cuerpo dolorido. Me quise levantar y fue entonces que reparé en mis sábanas manchadas de sangre ¡Claro! Tenía una gran herida en la cadera. No comprendía cómo había ocurrido. Me senté sobre mi cama y… allí, en el piso, distinguí cuatro plumas blancas. En ese preciso instante entró a mi dormitorio la esposa con la que Dios me condenó a convivir. Tenía las manos en la cintura y mirándome con ojos que destilaban odio, vociferó:

-¿A dónde mierda te fuiste anoche?- No le contesté… Si ni yo mismo sabía dónde estuve.

Mi ángel siempre me decía “No te preocupes si te olvidas de algo, yo tengo suficiente  memoria para almacenar todos tus recuerdos”

Pero ahora… él ya no está ¿Quién será el guardián de mis memorias perdidas?


14 respuestas a “LOS DUENDES SUEÑAN EN COLORES PASTEL

  1. Los guardianes de la memoria están atentos siempre, y si uno se va es inmediatamente reemplazado puesto que no se puede olvidar, uno está condenadamente a recordar porque no existe otro modo de avanzar sin volver a tropezar con el mismo vacío que nos devoró, y si salimos, si conseguimos volver a la tangencialidad, entonces es imperioso recordar cuándo y cómo sucedió. Felicitaciones por tu magníficio binomio.

    Me gusta

  2. Te felicito amigo oswaldo una hermosa reflexión sobre este mundo plagado de una realidad abominable donde aveces estamos en gran confusión pero al final estamos en contacto con nuestra cruda realidad y nuestro yo interno prevalece

    Me gusta

  3. Carlos ponce cruz. LA RAZA HUMANA SOMOS UNA ESPECIE MUY COMPLEJA DEBIDO A NUESTRA MULTIFACETICA NATURALEZA TOTEMICA, LA CUAL MUCHAS VECES RIÑE CON NUESTRA ENTELEQUIA, NUESTRA FALSA MORAL Y NUESTRA MANIPULADA RELIGIOSIDAD. UN ABRAZO HERMANO.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s