ES ROCA EL DRUIDA

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía

Cap 10 del libro “Delirios del Lirio”

.

.

Caseríos, aldeas y ciudades enteras eran arrasadas a su paso. Se decía que por donde hubieron transitado sus huestes, no quedaba ladrillo sobre ladrillo, ni roca sobre roca. Él mismo se hacía llamar “EL LÁTIGO DE LUCIFER”. Quien se cruzara en su camino era despojado de todos sus bienes, incluyendo la vida.

Miles y miles de enormes bestias enfundadas en pieles de animales de las que colgaban cráneos y demás fragmentos óseos de sus víctimas, exhibiéndolos como trofeos, recorrían el mundo sin un norte fijo. Claros eran los objetivos que los motivaba: saquear, destruir, violar, exterminar cualquier tipo de vida que no fuera la de ellos mismos.

Encaramados en terroríficas cabalgaduras bípedas con cabeza de reptil y larguísimas patas rematadas en cascos que sacaban chispas al friccionar el suelo que pisoteaban, iban de aquí para allá cual portadores de destrucción y muerte. Cuando aparecían en el horizonte, seguidos de la polvareda concentrada con el humo proveniente de las antorchas que portaban como preludio del holocausto, el cielo se enlutaba y en contraste, la tétrica luz del fuego que transportaban en sus manazas se tornaba más penetrante. Todo hombre, animal o bestia que hubiese visto ese dantesco espectáculo, difícilmente conservaba su existencia para describirlo. Singularmente, la vida de los dementes era respetada por estos seres siniestros. EL LÁTIGO DE LUCIFER estaba persuadido de que los locos eran los enviados directos del “SEÑOR DE LOS CIELOS”… y él no quería verse involucrado en el conflicto que arriba libraban, su amo, el mismísimo Demonio, con las fuerzas celestiales. Al menos poseía la cordura de saberse un destructor terrenal, verdugo de humanos, sayón de mortales… el terror del mundo… pero terrenal al fin…

La primera vez que me enfrente a él y sus huestes, venían del sur. Se detuvieron a unos trescientos metros de mi aldea; desde nuestras casuchas vimos cómo sin descender de sus cabalgaduras, se atiborraban de bebidas embriagantes mientras excitaban con cánticos a su líder. Se sabían dueños de la situación, eufóricos al alimentar nuestra angustia con la espera pues ellos no tenían prisa por regar su mensaje de muerte.

Empuñé mi cayado y muy decidido fui a su encuentro. Estaba a unos metros de EL LÁTIGO DE LUCIFER cuando este me vio y acto seguido, interrumpió su desenfrenado brindis. Desde lo alto de su cabalgadura arrojó el cráneo que le servía de jarro para libar y lo estrelló contra el empedrado. Me miró fijamente, levantó el dedo índice por encima mío señalando mi aldea, mientras que con su vozarrón pronunciaba palabras inentendibles, una especie de dialecto que en mi largo trajinar por el mundo jamás había oído. De inmediato, su General BELCEBAAL, el más leal y sanguinario de sus chacales, puso en marcha a la horda y enrumbaron en tropel hacia mi poblado, pasando por mis costados, pero teniendo la precaución de no rozarme siquiera. Al mirar hacia atrás, pude ver cómo mi gente, despavorida, intentaba inútilmente huir de su irremediable destino. Lleno de impotencia caí de rodillas y sólo atiné a observar tamaña carnicería ¿Qué otra cosa podía hacer?

Culminado su cometido, el ejército de bestias retornó con el producto del saqueo: joyas, monedas, telas, pieles, comida y vino; retornaron a sus posiciones, a las espaldas de su líder, EL LÁTIGO DE LUCIFER. Este se dirigió a mí con un lenguaje que yo pude entender:

-Agradece a tu Dios que sigues vivo, él sabrá por qué te concibió demente y te envió aquí. No soy quien para derramar tu sangre- Dio media vuelta y se fue seguido de su infernal ejército. En ese momento advertí el calor del viento a medida que el fuego iba consumiendo aquella que alguna vez fue mi aldea. Bajé la cabeza, vencido, apesadumbrado… entre mis pies había tres plumas blancas.

Durante mucho tiempo caminé sin cesar en sentido contrario a la dirección escogida por EL LÁTIGO DE LUCIFER. Me detuve de modo brusco cuando ante mí apareció un oasis. En ese paraíso imprevisto se hallaba una niña; estaba sola y parecía desdichada, con sólo mirarla a los ojos, se podía descubrir la tristeza de su alma. Tenía el cabello desordenado y teñido de diversos colores. Me vio llegar y sin inmutarse continuó jugando con una ramita que introducía en las aguas diáfanas del manantial; la humedecía y luego la llevaba a su boca sorbiendo las gotitas que conseguía juntar. A pesar de estar extasiado con la visión esplendorosa de esa niña ingrávida, atendí la urgencia que reclamaba mi sed; junté mis manos haciendo un cuenco y sin dejar de mirarla tomé unos tragos del líquido elemento. Mientras bebía, con un murmullo dócil me dijo:

-Eres un druida, eres sabio…  por ello llevas el miedo y la duda sobre tus hombros. Si ya saciaste tu sed, tenemos que ponernos en camino, debemos cumplir lo que escrito está, aun cuando nos falte la capacidad para descifrarlo. ÉL nos lo develará cuando sea el momento.

Se puso de pie y vino hacia mí, tomó mi mano, me ayudó a incorporarme y nos pusimos a caminar a la deriva, guiados por la brisa o quizá por el destino mismo que nos transportaba sin pedirnos autorización, nunca lo hace, el destino se presenta y te conduce y tú no debes resistirte pues, tal como dijo la niña, escrito está…

-Scriptum est- le dije y ella sonrió.

Al cabo de siete días de agotadora caminata, ambos en completo mutismo, llegamos a las inmediaciones de una ciudadela.

-Nunca esperes nada de nadie, así no sufrirás decepciones. Ama, pero sin condiciones, no esperes que te devuelvan amor- Dijo sin más. No comprendí qué intentaba decirme y me quedé en silencio.

Nos internamos en la ciudadela en busca de alguna posada o taberna donde nos pudieran facilitar algo de comer y beber. Mi cayado y mi aspecto me manifestaban como druida, así es que no fue difícil procurarnos un trozo de pan caliente, algo de vino y un lugar bajo techo donde guarecernos. Saciado nuestro apetito, nos recostamos en un rincón. Tratando de abrigarla con la tibieza de mi cuerpo, la arrimé a mi pecho y la envolví con mis brazos; gracias al calor que mutuamente nos proporcionábamos, nos tardamos en dormirnos. En mi viaje onírico, la niña y yo estábamos sentados pero suspendidos en el aire; ella me decía:

-Juntos construimos una gran torre que ordenará el curso de los vientos. Seremos un uno, indivisibles… eso pude descifrar del extenso libro de nuestra vida.

De pronto, el estado de onírica levitación, se vio interrumpido por gritos de auxilio y alaridos amenazadores que provenían del mundo real. Me desperté asustado, y con sumo cuidado para no interrumpir su sueño, ubiqué a la niña a un lado. Por una ventanilla penetraba una luz rojiza, también olor a chamuscado junto a una humareda negra y espesa. Cuando alcancé a mirar el exterior, un vaho ardiente azotó mi cuerpo. Afuera todo estaba en llamas. Me puse en alerta, semejante infierno no podía haber sido desatado sino por las huestes de EL LÁTIGO DE LUCIFER. En medio de mis cavilaciones, entró al lugar donde nos encontrábamos, el mismísimo BELCEBAAL, quien poniendo la ensangrentada punta de su espada en mi garganta me dijo:

– ¡Apártate de mi camino, viejo orate u olvidaré que tengo orden de no tocar a los dementes como tú! – Su mirada se había posado en la niña.

– ¡No te atrevas a tocarla, criatura del demonio, es un ángel!- Exclamé desafiante. Al oír mis gritos, la bestia contenida en esa descomunal corpulencia se encolerizó, levantó su espada y la descargó sobre mí con tanta violencia que me quebró la clavícula izquierda. El impacto me derribó. La herida era profunda, una hemorragia incontrolable brotaba de ella.

BELCEBAAL, despreocupándose de mí, se dirigió hacia la niña que estaba acurrucada contra la pared, presa del pánico. El maldito, con un certero y único tajo, cortó sus ropas, cayendo estas al piso y dejándola expuesta en su desnudez. Se la echó al hombro dispuesto a llevársela como si fuera un trofeo-botín. Justo en ese instante apareció en la entrada, espada en mano, EL LÁTIGO DE LUCIFER. Me echó una ojeada, y dirigiéndose a BELCEBAAL dijo:

-¿Te atreviste a tocar al druida? ¿Desobedeciste mis órdenes? ¡Suelta a la niña, ella no es para ti!

Sin ánimo de renunciar a su trofeo, BELCEBAAL protestó:

-El trato fue que lo que yo encontrará sería para mí ¡Y la niña será mía, aunque para ello tenga que desparramar tus tripas por todo este cuartucho! – refutó BELCEBAAL, que no estaba dispuesto a renunciar a su trofeo.

EL LÁTIGO DE LUCIFER, le asestó tan tremenda estocada que le atravesó el abdomen de lado a lado. Con mucha delicadeza y ternura, cargó en sus brazos a la niña y dando la espalda al moribundo BELCEBAAL, dijo en un soliloquio monótono:

-Años llevo recorriendo cada metro de este mundo polvoriento, regando odio, destrucción y muerte. Deseo amar, lo percibo… Tú eres el amor- acarició con devoción los cabellos de la niña, ocasión que aprovechó el “leal” BELCEBAAL para, en un último esfuerzo, hundir su espada en el dorso de EL LÁTIGO DE LUCIFER hasta tocar su pulmón e hiriendo mortalmente su corazón. El hombre-bestia que aterrorizara al mundo entero en nombre de los demonios del averno, cayó gradualmente de rodillas, depositó con delicadeza a la niña en el piso y se desplomó de bruces.

La niña, llorando, se acercó a rastras al cadáver de su salvador y besó su nuca. En ese instante, ambos cadáveres iniciaron el proceso de desintegración hasta quedar convertidos en arena.

La niña vino hacia mí, vendó mi hombro con jirones de lo que quedaba de sus vestidos. Cuando salimos del habitáculo, no había otra cosa que un desierto infinito.

–Vamos, debemos seguir viviendo lo que escrito está- dijo, rompiendo el silencio.

Dos plumas blancas se depositaron en medio de ellos…


11 respuestas a “ES ROCA EL DRUIDA

  1. Que forma tan Rica de usar el subrrealismo al describir la forma de usar ala muerte y el erotismo de su narrativa eres genial maestro saludos de tu amigo Thor azgar

    Me gusta

  2. Encarna Rubio. AMIGA MIA. CONSIDERO BUENISIMA TU CONCLUSION, MAS, LAMENTO DECIRTE QUE AHI NO FINALIZA EL RELATO, LO PUBLICADO ES UN EXTRACTO, PEROY ME ENCANTARIA HALLAR LA FORMA DE HACERTE LLEGAR EL CUENTO COMPLETO. GRACIAS POR VENIR.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s