BERENICE QUIERE UN VESTIDITO BLANCO

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Aquí nadie entra, de aquí nadie sale. Sólo hay dos accesos y los dos están enrejados; por el del lado Este se presenta el alba, por el del lado Oeste, la agonía del Sol desangrándose; más nada de eso importa. Si este lúgubre lugar no necesita de lo ausente, si este pequeño ataúd donde yace su cuerpecillo es su real jaula. Desde aquí, apenas si se entera del alumbramiento del día por el fogonazo de luz que le llega por su lado izquierdo, y el ocaso se le anuncia con esos resplandores rojizos que tiñen su lado derecho.

Nada más queda rememorar al animal ansioso brincando de aquí para allá bronceando su piel bajo el abrazador Sol del estío, alimentándose de esperanzas y sueños, desgarrando adversidades, mientras el follaje y la maleza se hacen a un lado para dar paso a su ímpetu.

Ahora desea dormir, aunque le angustia saber que mañana deberá despertar, y despertar le duele pues sabrá de un alba y un ocaso más, pero también sufrirá al reafirmarse que ya no habrá oportunidad para degustar los dorados granos de maíz que eran su deleite. La mazorca quedó allá afuera, muy lejos…

Cuanto quisiera que ya no ocurriera, pero no puede evitar despertar.


4 respuestas a “BERENICE QUIERE UN VESTIDITO BLANCO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s