SOMBREROS PARA LA NOCHE

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Temo a la eterna, silenciosa y solitaria noche entre la que deambulo, pero aun así no detengo mi andar. Habito un mundo de barrotes que a duras penas si los distingo, mas percibo rejas y encierro por doquier. Creo que fueron destinados para detener mis pasos, y sin embargo no lo consiguen ya que soy como volátil humo, viajando con el viento de aquí para allá, aunque no más allá de esta bóveda oscura, donde sólo hay cabida para mí y los demonios que debo enfrentar… mis demonios… Sí, ellos son de mi exclusiva propiedad, están dentro de mí; y aunque se empeñan en torturarme mostrándome cada minuto siguiente como insalvable, siempre me doy maña para caminar hacia nuevos instantes que se eternizan junto a mi imperecedera existencia.

Mientras dormía de pie, soñé con una lucecita, tenue, tibia, pero suficiente para que hoy, inicie mi solitario vuelo con una sonrisa…

¿Crees que soy un orate por soñar lo que quizás no me corresponde?


2 respuestas a “SOMBREROS PARA LA NOCHE

  1. Podemos soñar y volar aunque estemos encerrados; luchar también contra nuestras sombras. Ejercer nuestra prerrogativa de no rendirnos es nuestro triunfo. Muy buen relato y la ilustración muy sugestiva.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s