SÓLO LOS POETAS MUEREN MIL VECES

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

El cielo se teñía de rojo con el desangre del Sol que asistía a su rutinario morir diario. Espeluznante momento para los espíritus depresivos. Estoy convencido de que no hay nada peor que enfrentarse a la muerte durante la hora del ocaso… mala hora para la agonía.

La doncella  irrumpió en la escena. Trastabilló cayendo sobre su rodilla derecha; con su pierna izquierda extendida instintivamente, evitó caer de bruces. Sus brazos estaban atados entre sí tras su espalda, dejando expuestos en su desnudez sus florecientes senos. La muchedumbre observaba con muda ansiedad a la bella mujer, cuya piel nívea -tan blanca como las impertinentes nubes que se infiltran rasgando los presagios macabros- La esplendorosa figura de la fémina de rostro angelical se mantenía imponente, pese a que su mirada vacía exteriorizaba la cercanía de la muerte.

Quien alardeaba de ungido sacerdote, en un estado análogo al trance, con los ojos en blanco, parecía buscar respuestas entre los nimbos celestiales. Sujetando con ambas manos el filoso puñal de pedernal, lo elevó como solicitando el beneplácito de los Dioses. A continuación, con su brazo izquierdo rodeó el cuello de la doncella, y con su mano derecha descargó una certera puñalada en su pecho. Luego, con habilidad de cirujano, extrajo ágilmente, de entre los senos de la muchacha, el corazón aún latente.

La multitud miraba atentamente cada acción de aquella macabra parafernalia. El ungido volvió a elevar sus brazos, esta vez con el corazón de la doncella en sus manos, consumada ofrenda para el agonizante Sol. El gentío allí presente, abrió desorbitadamente sus ojos, a la vez que un barullo general violentaba el silencio del crepúsculo. Fue en el preciso instante en que el corazón extirpado recomenzó a convulsionar y con voz estentórea, que retumbó entre los millares de orejas allí presentes, dijo:

 -¡Debo regresar a ella! Debo regresar o con ella morirá para siempre el Sol, renunciando a su esfera, otorgándola a las perpetuas tinieblas, pues el astro dorado sólo brilla por amor a ella, renace cada mañana únicamente por y para ella…

El ungido entró en pánico, los brazos le temblaban. Exponiendo la farsa de su vicariato, dejó caer al piso el corazón parlante. La multitud, atónita, estaba momentáneamente incapacitada para emitir exclamación alguna. Ante el mutismo reinante, el corazón reptó en dirección al cuerpo de su dueña que, aunque sin vida, mantenía su posición de orante. Trepó por sus muslos y  abdomen, hasta llegar a la zona de su pecho para volver a ocupar su lugar en el interior de la muchacha. Ella levantó la cabeza, abrió los ojos y se irguió, a la vez que sus ataduras caían liberando sus brazos. Luego levitó, para iniciar, con pasos volátiles, una larga caminata hacia los cielos.

Aquella noche la Luna brilló por primera vez, inundando con su luz, las pasiones de los amantes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s