DELIRIOS PARA KHARONTE

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Corro y corro; no sé si persigo o soy a quien persiguen, no hay chance de averiguarlo; sólo obedezco a mi ansiedad. Quizás huyo del hambre persiguiendo una presa aún invisible, o quizás huyo de un depredador para no ser devorado.

No recuerdo en qué momento empecé a correr. Me encontré conmigo en plena carrera y no quise ni me quiero detener. Aquí a la vista, no hay nada, pero si me detengo… ¿Cómo llegar a algo? Debo seguir, debo seguir. En la oscuridad y entre el murmullo de mi demencia, me ha parecido oír un “¡Lo hicimos!” Sin detener por completo mi carrera, volteo hacia el punto de donde debió provenir la voz, hubiese querido hallar a alguien o algo que abrazar; soy un dérmico, y como tal, me agrada sentir otros brazos rozando los míos, pero no hay nada ni nadie.

Debo seguir corriendo… O me quedaré eternamente en esta nada.


4 respuestas a “DELIRIOS PARA KHARONTE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s