REQUIEM DESDE ESTE LADO DE LA BOTELLA

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Cuando todo parecía oscuro; cuando mis dilatadas pupilas buscaban entre el desconcierto la sonrisa cálida de los amigos, estiré mis manos huérfanas hacia el vacío, esperando hallar quien rozara mis dedillos con esperanza. La única respuesta fue la gélida realidad que me escarchaba las ilusiones guardadas.

-Será para otra oportunidad-

…Como si la vida permitiera bailar el mismo vals en dos ocasiones idénticas. Como si mañana pudiera volver a ser hoy a nuestro antojo… Como si el destino y el tiempo fueran a sentarse, aguardando a que se repita el día de tu onomástico número quince…

Cierro mi libro, este que contiene heridas, risas y llantos; emociones vividas a lo largo de toda una vida. Lo pongo contra mi pecho y voy en busca de quienes deseen degustar las golosinas luminosas que, desde esta cajita mágica convido.

¡Hey tú! ¿Deseas probar mis caramelos envenenados con fantasía? ¿O los dejamos para otra oportunidad…?

SÓLO LOS POETAS MUEREN MIL VECES

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

El cielo se teñía de rojo con el desangre del Sol que asistía a su rutinario morir diario. Espeluznante momento para los espíritus depresivos. Estoy convencido de que no hay nada peor que enfrentarse a la muerte durante la hora del ocaso… mala hora para la agonía.

La doncella  irrumpió en la escena. Trastabilló cayendo sobre su rodilla derecha; con su pierna izquierda extendida instintivamente, evitó caer de bruces. Sus brazos estaban atados entre sí tras su espalda, dejando expuestos en su desnudez sus florecientes senos. La muchedumbre observaba con muda ansiedad a la bella mujer, cuya piel nívea -tan blanca como las impertinentes nubes que se infiltran rasgando los presagios macabros- La esplendorosa figura de la fémina de rostro angelical se mantenía imponente, pese a que su mirada vacía exteriorizaba la cercanía de la muerte.

Quien alardeaba de ungido sacerdote, en un estado análogo al trance, con los ojos en blanco, parecía buscar respuestas entre los nimbos celestiales. Sujetando con ambas manos el filoso puñal de pedernal, lo elevó como solicitando el beneplácito de los Dioses. A continuación, con su brazo izquierdo rodeó el cuello de la doncella, y con su mano derecha descargó una certera puñalada en su pecho. Luego, con habilidad de cirujano, extrajo ágilmente, de entre los senos de la muchacha, el corazón aún latente.

La multitud miraba atentamente cada acción de aquella macabra parafernalia. El ungido volvió a elevar sus brazos, esta vez con el corazón de la doncella en sus manos, consumada ofrenda para el agonizante Sol. El gentío allí presente, abrió desorbitadamente sus ojos, a la vez que un barullo general violentaba el silencio del crepúsculo. Fue en el preciso instante en que el corazón extirpado recomenzó a convulsionar y con voz estentórea, que retumbó entre los millares de orejas allí presentes, dijo:

 -¡Debo regresar a ella! Debo regresar o con ella morirá para siempre el Sol, renunciando a su esfera, otorgándola a las perpetuas tinieblas, pues el astro dorado sólo brilla por amor a ella, renace cada mañana únicamente por y para ella…

El ungido entró en pánico, los brazos le temblaban. Exponiendo la farsa de su vicariato, dejó caer al piso el corazón parlante. La multitud, atónita, estaba momentáneamente incapacitada para emitir exclamación alguna. Ante el mutismo reinante, el corazón reptó en dirección al cuerpo de su dueña que, aunque sin vida, mantenía su posición de orante. Trepó por sus muslos y  abdomen, hasta llegar a la zona de su pecho para volver a ocupar su lugar en el interior de la muchacha. Ella levantó la cabeza, abrió los ojos y se irguió, a la vez que sus ataduras caían liberando sus brazos. Luego levitó, para iniciar, con pasos volátiles, una larga caminata hacia los cielos.

Aquella noche la Luna brilló por primera vez, inundando con su luz, las pasiones de los amantes.

LYRICS

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Todo era muy extraño, muy ajeno, muy “nunca visto”; pero estaba allí, ante mi atenta mirada, reclamando que le de licencia para existir, afanándose por parecerme cotidiano… por pertenecerme. Era una deliciosa invitación a la locura y, difícilmente, quien transita por el estrecho sendero que limita entre la fantasía y la demencia, podría negarse a participar de ella.

Decenas de seres paridos por alguna mente delirante, que los concibió graciosamente deformes, danzaban, se contorsionaban, o simplemente caminaban haciendo muecas, pero siempre manteniendo la cadencia que dictaba aquella invasiva fanfarria que copaba la demencial escena. Era una coreografía alucinante, extraordinaria, exacta y saturada de colores.

Al fondo, había unas esferas de brillantes de variadas tonalidades, suspendidas por cuerdas, oscilando en diversas direcciones, y era tal la precisión que jamás chocaban entre ellas. Sobre estas, estaban montados unos seres con patas de chivo, sin cabeza y con los ojos en el centro del tórax. Brincaban acompasadamente de una a otra esfera. Un par de hermosas piernas femeninas, cada una independiente de la otra, se paseaban por el escenario haciendo gráciles y provocativas cabriolas. Un huevo rosado con patitas de madera, saltaba a la soga que agitaban, de un lado una mujer con cabeza de árbol y pies rematados en rueditas, y del otro lado un pez con cabeza de buitre. Los personajes aparecían y desaparecían de la escena, dando paso a otros de apariencia tanto o más descabellada.

De improviso, todos desaparecieron; se hizo un silencio muy denso, pero desde el  lado izquierdo, fueron reapareciendo uno a uno en extensa hilera, jalando en común esfuerzo, unas andas rodantes con una caja negra que al llegar al punto central del escenario, hicieron girar, dejando ante mí su contenido: Un ángel de alas y piernas mutiladas que pese a la ausencia de ojos, pues su cabeza era solo una boca, supe que lloraba, realmente lo percibía ya que toda ella era un monumento a la tristeza.

El ángel comenzó a cantar en una lengua incomprensible, sin embargo yo intuí que le cantaba al amor. Todos, tanto los deformes del escenario como yo mismo -el único de la platea-, la escuchamos más que extasiados. Cuando culminó su interpretación, me puse de pie y subí al escenario, conmovido y con lágrimas que me nublaban los ojos. Abriéndome paso entre la multitud de deformes, al llegar hasta ella, me arrodille ante el anda, le agradecí por estimularme a enjuagar mis ojos y me acerqué a abrazarla. Ella, en respuesta, lamió mis mejillas y bebió de mis lágrimas.

-Canté para ti y quiero volver a hacerlo. Te espero mañana en otro de tus sueños, loco divino- Fue lo que escuche de sus labios.

VENGO DE DONDE MI DEDO INDICA

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Soy ese horripilante ser con cuerpo de botella de vidrio transparente que llegó hasta aquí en algún tiempo, flotando a la deriva entre un mar de razones. Vine y devoré hasta el hartazgo cuantos pecados del mundo estuvieron a mi alcance.

Déjame contarte al oído como adquirí mi condición de humano.

SOMBREROS PARA LA NOCHE

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Temo a la eterna, silenciosa y solitaria noche entre la que deambulo, pero aun así no detengo mi andar. Habito un mundo de barrotes que a duras penas si los distingo, mas percibo rejas y encierro por doquier. Creo que fueron destinados para detener mis pasos, y sin embargo no lo consiguen ya que soy como volátil humo, viajando con el viento de aquí para allá, aunque no más allá de esta bóveda oscura, donde sólo hay cabida para mí y los demonios que debo enfrentar… mis demonios… Sí, ellos son de mi exclusiva propiedad, están dentro de mí; y aunque se empeñan en torturarme mostrándome cada minuto siguiente como insalvable, siempre me doy maña para caminar hacia nuevos instantes que se eternizan junto a mi imperecedera existencia.

Mientras dormía de pie, soñé con una lucecita, tenue, tibia, pero suficiente para que hoy, inicie mi solitario vuelo con una sonrisa…

¿Crees que soy un orate por soñar lo que quizás no me corresponde?

VARADOS EN UNA PESADILLA

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

El filo de la hoja inicia su premeditado recorrido, abriéndose paso entre el ruido de la muchedumbre y el espacio, propiedad del viento. La piel no le detiene, el tejido pulmonar tampoco. Limpiamente, el frío metal se aloja en el mismo centro del corazón, susurrando que su mensaje es el último, que luego de ello no habrá más…

Un ¡OH!, y luego, el dictatorial silencio. El hombre empieza su lenta caída. Desde su cuerpo erguido hasta el suelo, hay una eternidad… Y sí, todos pueden ver al detalle cómo se desploma. Él es una leyenda y las leyendas caen lentamente, pues tras su caída arrastran todo un orden, una filosofía, un modo de interpretar y enfrentar la vida…Está cayendo un ejemplo a seguir.

Cuando su boca abierta, por fin mordió el polvo, miles de manos cubrieron millares de rostros pletóricos de estupor. Ya nada sería igual. Quien trajo el mensaje del fin, puede descansar y gozar la satisfacción de ver su obra cumplida.

“Nunca mates a quien hace la historia, si no eres capaz de continuar escribiéndola tú, o muchas almas quedaran gritando en el vacío”.

MI ESPEJO RIMA AL VACÍO

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

¡Sí! ¡Hoy es un día diferente! Entre la eternidad de días que llevo aquí, todos ellos plagados de desdichas y sabores amargos, el día de hoy es un día diferente; un día muy especial en el que mi resiliencia y terca emotividad parecen colapsar, pues el sentido de la vida pierde todo significado ante el olor a cadáver que despide mi cuerpo, así como la lobreguez de mi alma inútil e incapaz de hallar la llave para abrir esa verja de frío metal, terca cual demarcador del cautiverio que llevo sobre los omóplatos de mi subconsciente.

Y aquí continúo, con los mismos recuerdos, los mismos anhelos de sueños dorados… Aunque ahora, con la certeza de lo inválido de mi pasado y el único argumento de continuar hacia delante guiado por la inercia de esa convicción: “Es el, EL MUY GRANDE, quien tiene la exclusiva potestad de decidir cuándo se debe apagar mi farol”.

Por ahora… Hoy es un día diferente.

SENTAOS A ESPERAR

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Allí está la diaria noche de cerrazón, y para variar, reclama enfrentarla. El ojo avizor es el de ese guerrero de siempre, torpe pero testarudo que, aun cuando sólo se le confirió una inútil réplica de espada en frágil madera, jamás retrocedió ante las ridículas parodias de luchar contra las tempestades ¡Reíd, huestes de peregrinos, ante este Quijote de ridículo yelmo en forma de embudo!

“¡No grites mi nombre en la línea del viento, ni escribas tu celo reclamado mi tiempo! Mi adoración está a flor de labios pero escapa a los hechos”, repetía el calco de tierna Dulcinea, mientras el guerrero de brazos fornidos, la miraba atónito pues no comprendía sus palabras.

Este compulsivo peleador lanzaba tajos de salva con la diestra, mientras que con la siniestra sostenía un trozo rectangular de cartulina con un dibujo de fémina desnuda cual escudo. Va dando pasos rengos que no son más que tumbos, pero sin variar su norte que es el frente ¡Que vengan a por él los ejércitos de la falacia y la duda, si desean enterarse de la rudeza de su lomo para afrontar desdichas!

“Vive tu día a día, que para mí paz transito yo. Refúgiate entre tus versos e imágenes del ángel débil, cuyas alas de ayer inutilizaron tus plumas para el hoy”, era la voz constante de Dulcinea, retumbando en la cabeza del Quijote.

Aconteció un día que, entre la coreografía de pugna, la espada de madera rozó su pierna derecha y se quebró, más un luchador jamás se amilana. Abrió su boca y mostrando su desgastada dentadura, continuó desafiante, amenazando con dentellar a Fulano, Zutano, y al mismísimo Perengano si se interponían entre sus delirios de amores injustos y sueños de editar historias imposibles de vivir.

“Carecen mis libertades de una lengua que lama tus heridas al interior de tu pecho. Hay deseo y afán de risas propias, en primera fila. Lidia tú con los hechizos que te adjudicaste y que para mí son ajenos y tan lejanos como distantes leguas”, pronunciaron los ojillos azulados, huérfanos de cejas en un domingo de cautiverio.

Al oír a su adorada niña, el batallador cerró su jaula portátil y se sentó a degustar el humo de su cigarro barato, aunque no por ello menos adormecedor. En esa posición, y con resignada complacencia, concluyó: “Quiere que me vaya a continuar mis guerras a otros confines, justo ahora que perdí mi yelmo de embudo, mi escudo de cartulina y mi espadita de madera que se rompió…”

Aún permanece allí el batallador, mostrando los dientes a Fulano, Zutano, y al mismísimo Perengano…Aunque ya no hay Dulcinea por quien batallar.

SCENARIO ENVOLVENTE

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

La dulce Popea

se metió en el calor.

No le atrae la juerga,

lo hace por compartir su locura de amor

Globos, grandes, tiernos, suaves.

A nadie le niega

sus pechos de miel,

y si cruza las piernas… te invita al placer.

¡Qué calor!