EL GALEÒN DEL CAOS II

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Afuera, el frío continuaba calando los huesos a los fantasmas, a los vampiros y a uno que otro “parroquiano lechucero”. Mas, para un Coleccionista de sueños idos, qué puede importar el rostro del clima…

La música estaba allí: Densa, trasnochada; con esa voz aguardentosa y melancólica como protagonista. El sonido del saxofón aportaba una cuota de libidinosa sordidez a la canción.

Los burdeles suelen ser así de patéticos al amanecer. 

Podría jurar que aquella mujer lloraba mientras cantaba…-

-¿Dónde estabas tú  cuando me acurruqué en la ventana a lamer mis heridas?

-¿Por qué saliste corriendo, si viste a boquicéfalos  atándome los pies?

¿Es que acaso olvidaste que siempre fui tu sombra fiel?

(Coro)

¡Aplastemos a la criatura hasta hacerla reventar!

¡Que graciosos sus ojitos, nunca cesan de llorar!

¡Cantemos mientras restregamos nuestras uñas en su piel…!

El  jardín reverdeció, y hay luces brillando allá afuera. 

Estoy aguardando al pez dorado que ha de llevarme a la estación…

Mi aquí vendrá en uno de los vagones que traen sueños de la villa.

(Coro)

Se va…

Se va…

El viento sopla para allá

-Hoy eres tú quien tiene vendas en los ojos y caminas hacia atrás.

Ten cuidado con tu cola, no la vayas a pisar.

Ya ni rezar por ti puedo, vino por mí una nueva vida.,

(Coro)

Se va…

Se va…

El viento sopla para allá…

Finalizada la canción, colocó unas monedas junto a su vaso vacío, y se enfundo la cachucha; pero no por abrigarse, sino porque temía se le escapara alguna estrofa de aquella canción, y olvidaría lo  que le pareció, era su historia…

Así, entre la neblina del amanecer, tarareando el estribillo, se perdió el Coleccionista de sueños idos…