SCENARIO ENVOLVENTE

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

La dulce Popea

se metió en el calor.

No le atrae la juerga,

lo hace por compartir su locura de amor

Globos, grandes, tiernos, suaves.

A nadie le niega

sus pechos de miel,

y si cruza las piernas… te invita al placer.

¡Qué calor!

VESTIDO DE FABULA PARA ACUNARTE

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía

Cap. final del libro “Delirios del Lirio”

.

.

La tertulia es un bocado largo; se paladea, se saborea… La disfruta quien habla, y también quienes escuchan. Si la charla es incoherente, mucho mejor. Aunque esta, más que charla, era un monólogo continuo. Cual si tuviera mil bolsillos imaginarios, el Cuentero iba sacando historia tras historia. Los oyentes, boquiabiertos, apenas si se limitaban a asentir por momentos con alguna gesticulación, mueca, o pronunciando un breve “¡Ajá!”, o un “¡Claro!” …

En determinado momento, el Cuentero requirió de un adjetivo huidizo, entonces cerró los ojos un instante, como si fuera a hurgar su mente en busca del ansiado adjetivo.

Al volver a abrir los ojos, algo no encajaba… Algo había variado radicalmente en el contexto.¡¡Sí!! ¡¡Ya no eran las mismas caras conocidas de los oyentes!! Ya no era el mismo lugar…Ni siquiera era la misma noche…

La primera reacción del Cuentero fue el pánico – ¿Qué está pasando? – Instintivamente intentó ponerse de pie, mas los que ahora le rodeaban se lo impidieron.

-No se pare…-

*- ¿Por qué…? –

-Se cayó, se golpeó la cabeza, y estuvo sin conocimiento por unos minutos. Es mejor que espere a que llamemos a algún familiar o algún conocido suyo…

El Cuentero se llevó las manos a la cabeza, y entonces pudo palpar que sus largos cabellos estaban empapados de una sustancia gelatinosa. Cuando miró las palmas de sus manos se dio cuenta que era sangre en proceso de coagulación – ¿Qué había ocurrido realmente? ¿Cómo llegó a este lugar? ¿Dónde quedaron los amigos con quienes estuvo tertuliando hacía un instante? –

Al Cuentero sólo se le ocurrió huir despavorido de aquella extraña realidad repentina, mas, al primer tranco, sus piernas no reaccionaron a la altura de las exigencias. Trastabilló y cayó pesadamente al piso, recayendo el impacto de la colisión sobre su mano derecha.

-Señor, cálmese. Ya está en camino el auxilio médico. –

El dolor obligó al Cuentero a encoger su brazo derecho para sobarse. Fue allí que notó lo arrugadas y envejecidas que estaban sus manos. Su cuerpo en sí, estaba falto de musculatura, agotado, desgastado…Un cuerpo de anciano – ¿Cómo pudo ocurrir esto en un abrir y cerrar de ojos? –

Arrastrándose hacia atrás, apoyándose sobre sus caderas y codos, El Cuentero, desesperado, se apresuró por alejarse de esa pesadilla – ¡Huir!  ¡Huir!  ¡Huir! –

Esta vez el cambio también fue repentino, pero no hubo brusquedad. Todo varió, pero fue como una veladura, suave, sutil, esfumada…Ahora él se impulsaba con unas piernas muy largas, flexibles y elásticas. Se deslizaba casi flotando por entre un camino heterogéneo de distancias planas y graderías. A su derecha se mostraba una inacabable pared de ladrillos, con una secuencia horizontal de ventanas, desde donde le observaban personas que en algún momento debió conocer, pues sus rostros le resultaban familiares. Que no hubiera hecho por evitar mirarlos, pero su vista era atraída por esos rostros tristes y sombríos que aparecían en las ventanas. Verlos le dolía. Había algo en esas visiones que le hacía daño. Estaba llorando, y sufría…mas no aminoró la velocidad de su carrera. Aun así, el deslizamiento de su existencia se desfasó con la vista de la inacabable pared que se presentaba a su derecha. El paso de las ventanas frente a sus retinas fue adquiriendo más y más velocidad, hasta hacérsele imposible distinguir nada. Sólo podía percibir el vértigo moviéndose a su derecha.

Cuando detuvo su correría, el paisaje se mostró desoladoramente plano y sin fin, estéril, vacío. Sin atrás, sin adelante. Sin Este ni Oeste, sin Norte ni Sur. Hacia donde mirara, sólo hallaba la soledad más profunda. La madre de las ausencias y las carencias. Esa soledad que ni permite rezar, pues en ella no hay cabida para ningún Dios …

El Cuentero se derrumbó sobre sus rodillas. Los recuerdos de sus mil vidas, ahora resultaban un peso excesivo para su organismo cansado y desgastado por esa vejez fortuita y repentina…

Vinieron a su mente, Eva… Su Madre… Magdalena…Emérita, Betsy, Esther, Diana, Lucy, Patricia…Y Myriam. Todas con sus diferentes rostros, pero con el mismo aroma feromonal en sus pieles, y las mismas ojeras color promesa -¡¡Claro!! Siempre fueron la misma, sólo variaba su rostro para no ser conocida sino, reconocida-

*-Ella nunca vino. Todo fue una mentira…A ella la inventé yo…-

En esas circunstancias, en ese instante, la mente del Cuentero había empezado a sufrir repentinos arrebatos de cordura selectiva. Seguía sumergido en esa vorágine de realidad delirante, pero por momentos sus recuerdos daban brincos cada vez más prolongados hacia la lucidez.

Había vivido mil vidas, miles de aventuras, y los recuerdos de todo ello estaban intactos, dentro de su cerebro. Allí estaban minuciosamente detallados, olores, texturas, sabores, sensaciones y sentimientos transcurridos. Las luchas, las lágrimas…las plumas blancas que aparecían inexplicablemente -¡¡Claro, las plumas!!-

Entre sus mil vidas, en cada una de sus aventuras siempre ocurría un hecho por demás inquietante…como por arte de magia en algún momento aparecían plumas blancas.

Entonces el Cuentero reparó en que estaba desnudo, y que llevaba un armatoste sujeto a sus hombros por unas correas, y del cual sobresalían un par de largas varillas de las que se sujetaban algunas tiritas de papel blanco. El Cuentero se llevó las manos al rostro y lloró como un niño.

Los recuerdos cobraron ribetes de una nitidez tan vívida que casi eran palpables…

*-Estas ridículas alas las fabriqué yo hace mucho. Las hice con mis propias manos; con varillas de desechos y les fui pegando tiritas de papel para simular plumas. Con ellas me auto confeccioné la mentira de que yo podía volar…-

La fantasía que su mente afiebrada le otorgara todo ese tiempo, ahora se desvanecía. Aquellas alas que otrora se le antojaron majestuosas, ahora se le presentaban tal cual: Un armatoste inútil, hecho de varillas de desecho, y con algunas tiritas de papel, que aún se mantenían tercamente pegadas.

Nunca vino Eva, nunca vino su madre, nunca vino Magdalena, ni Emérita, ni Betsy, ni Esther, ni Diana…ni Lucy…ni Patricia…tampoco Myriam.

Nunca hubo mil vidas, ni aventuras épicas…Quizás ni siquiera hubo tertulias con sus monólogos continuados…

Roto el hechizo de su delirante magia, el Cuentero supo que aquellas preciosas plumas blancas que hallaba en sus imaginarias aventuras, no eran más que las tiritas de papel que iban desprendiéndose de su armatoste…

*-Todo fue una mentira. Todo esto me lo inventé para hacer soportable mi soledad. –

 El Cuentero permaneció arrodillado, con ambas manos cubriéndose el rostro, sumiéndose entre la tristeza y la desesperanza. Su magia se había acabado -¿Cómo digerir la orfandad de razones para continuar la ruta que el destino le asignó? –

Quizás fue solo un instante, quizás hubo transcurrido una eternidad… Quizás ya no había más lágrimas para derramar. Lentamente el Cuentero fue retirando sus manos liberando de a pocos su mirada. Entonces sus enrojecidos ojos se abrieron desmesuradamente y una amplia sonrisa cobró vida en él…

Frente a sí, entre sus rodillas, yacían un par de hermosas plumas blancas.

OPERETA DEL MENDIGO

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Tres titanes de lustroso ébano, se regocijan al fondo ejecutando en deliciosa sinfonía, “Banda de Gitanos”, como el himno a la nostalgia genial de tres seres de otros mundos irrumpiendo en este con sus ruidos estridentes, cadenciosos y pletóricos de una melancolía suprema. Billy, reptando por lo bajo, con un sonido estentóreo muy grave, como rugido de un magnifico león vociferando su llamado en celo. Buddy, con sus manazas regordetas, tamborileando un sabor con reminiscencias a danza pagana que crispa las emociones en sublime deleite. Y por último, Jimi, invadiendo nuestros órganos auditivos con la magia de sus seis cuerdas agudas y reverberantes, cargadas de lascivia irrepetible.

Voces de quejidos en coro y contrapunteos narrando batallas, amores truncos, sueños sin materia y esperanzas desesperanzadas. Recién entonces reparo en ti, leal loco mío. Te forcé a correr a mi lado como pordioseros de  sonrisas ajenas, cuando pudimos haber sonreído juntos, paseando bajo la luz de la luna. Te llevé en pos de alas de ángeles falaces que se resistían a cargar nuestra pesadez, en lugar de llevarte a retozar al huerto de las frutas de la amnesia. Me aproveché de tu cómplice negativa para decir “¡No!” a mis más descabellados deseos y sentimientos, como si unas palabras escritas o por teléfono, fueran relevantes en nuestro peregrinar.

Ahora me postro de rodillas ante ti, suplicándote perdón por haber acelerado tus latidos con quiméricas expectativas de dérmicos encuentros ¡Perdóname, amigo! Perdóname, corazón mío por haberte expuesto al rechazo continuo de quienes no te merecían… mas hoy te prometo: no volveré a entregarte en mendicidad a la jauría que se afana en sentirte latir aquí, en mi pecho, para saciar sus egolatrías.

Ven, siéntate conmigo. Escuchemos “Banda de gitanos”, sintámonos dos enamorados del amor, sin dueños… Tú, yo y nuestra nostalgia podemos sonreír pues tenemos la dadiva de poseernos hoy día.

¡Perdóname corazón mío!

SOMBREROS PARA EL DÌA

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Si se desmoronan mis piernas y brazos, me recluyo en mi diminuto ataúd en el que apenas cabe mi torso; mas, desde aquí puedo emprender mi vuelo migratorio hacia cielos demenciales donde los pies no son los que dejan huellas. Déjame ir a ese mundo  que para ti es bizarro, ese donde las casas se construyen con humo, con palabras o con pensamientos delirantes. No te interpongas Lógica, o atravesaré tu perceptible presencia como saeta irracional que soy. Esto está destinado a los sensibles y a los orates… y de eso, traigo mucho en mis bolsillos. Apártate Sensatez, que mi rumbo ya está trazado y es ineludible ¿O creen que me vestí de amarillo y pinté mi rostro de dos colores para hacer juego con la cordura?

Este enajenado no huye, se guarece en la sinrazón, pues aquí siempre es tibia la soledad.

EL GALEÒN DEL CAOS II

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Afuera, el frío continuaba calando los huesos a los fantasmas, a los vampiros y a uno que otro “parroquiano lechucero”. Mas, para un Coleccionista de sueños idos, qué puede importar el rostro del clima…

La música estaba allí: Densa, trasnochada; con esa voz aguardentosa y melancólica como protagonista. El sonido del saxofón aportaba una cuota de libidinosa sordidez a la canción.

Los burdeles suelen ser así de patéticos al amanecer. 

Podría jurar que aquella mujer lloraba mientras cantaba…-

-¿Dónde estabas tú  cuando me acurruqué en la ventana a lamer mis heridas?

-¿Por qué saliste corriendo, si viste a boquicéfalos  atándome los pies?

¿Es que acaso olvidaste que siempre fui tu sombra fiel?

(Coro)

¡Aplastemos a la criatura hasta hacerla reventar!

¡Que graciosos sus ojitos, nunca cesan de llorar!

¡Cantemos mientras restregamos nuestras uñas en su piel…!

El  jardín reverdeció, y hay luces brillando allá afuera. 

Estoy aguardando al pez dorado que ha de llevarme a la estación…

Mi aquí vendrá en uno de los vagones que traen sueños de la villa.

(Coro)

Se va…

Se va…

El viento sopla para allá

-Hoy eres tú quien tiene vendas en los ojos y caminas hacia atrás.

Ten cuidado con tu cola, no la vayas a pisar.

Ya ni rezar por ti puedo, vino por mí una nueva vida.,

(Coro)

Se va…

Se va…

El viento sopla para allá…

Finalizada la canción, colocó unas monedas junto a su vaso vacío, y se enfundo la cachucha; pero no por abrigarse, sino porque temía se le escapara alguna estrofa de aquella canción, y olvidaría lo  que le pareció, era su historia…

Así, entre la neblina del amanecer, tarareando el estribillo, se perdió el Coleccionista de sueños idos…

VERTEDERO DE TIJERAS.

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía.

Cap. 20 del libro “Delirios del Lirio”

.

.

Has vivido mil vidas, sumergido en el limbo de la cordura, alternando entre vidas y muertes expiatorias, con  el único fin de redimirte de un pecado que allá, muy allá en el tiempo, te atreviste a cometer quebrantando un mandato fundamental emitido por los venidos de las estrellas.

¿No me recuerdas, verdad? Te diré quién soy. Esta es mi historia:

*-Madre, hoy no desayunaré; debo salir y tengo prisa…

**-¿A dónde crees que irás así? ¿Acaso ignoras que los días martes las niñas no deben usar el color verde en los cabellos?  ¡Además sabes que no te tengo permitido usar esa túnica amarilla!

*-Algo me dice que alguien que no conozco ni me conoce viene por mí, y no quiero ser impuntual. Debemos encontrarnos en el camino que viene de ningún lugar. Ambos nos reconoceremos, por nuestras sonrisas tristes e indelebles. Viviré una vida con él, y luego vendremos juntos para la cena. Guárdanos unos panes, pues hacer el amor siempre abre el apetito.

La primera vez que nos reconocimos, te hallé sentado sobre la gran roca que te servía para atraer los bostezos previos a tus  sueños delirantes. Estabas empacando en unos tubos la magia que manaba de tus manos, pues no tardarían en llegar las aves que los llevarían y  repartirían por el mundo, entre los espíritus inquietos y alertas.

*-Ya estoy aquí; soy quien has estado esperando sin importar mi nombre. No es necesario que lo sepas ni lo recuerdes; lo que no podrás olvidar son mis ojeras que tienen color de promesa…

***-Llegas a tiempo. Pasé la noche construyendo este refugio que cobijará nuestro “por siempre”, aunque este quizás dure sólo un instante.

*-…Un instante de buen amor se graba por siempre…

De un salto bajaste hacia mí, me cargaste y con delicadeza me depositaste sentada sobre la gran roca.

*-Me vestí con esta túnica amarilla para que tú me despojaras de ella…

Entonces juntamos nuestras pieles y disfrutamos plenamente de lo cóncavo y convexo de nuestros cuerpos. Mientras gozábamos recorriéndonos cada centímetro de nuestra desnudez me topé con los apéndices que emergían de tu espalda, uno en cada omóplato. Quise preguntar, pero preferí el placer antes que disipar interrogantes. Aquella noche caminamos por las paredes y el techo de nuestro refugio, unidos, compenetrados como un solo cuerpo y una sola alma.

El instante eterno que nos prometimos…

Repentinamente todo se quebró cuando llegaron esas luces enceguecedoras en medio de aquellos chirridos ensordecedores. Tú te interpusiste entre ellas y yo escudándome; yo me abracé a ti, pero me fuiste violentamente arrebatado. Las luces resplandecientes se concentraron frente a mí y no pude ver más, sólo escuché tus gritos desgarradores mientras todo el lugar era invadido por ese acre olor a carne chamuscada.  

Cuando empezaron a disiparse mis sentidos pude ver tu cuerpo inmóvil, tendido bocabajo; y en tu espalda, donde antes hubo esos extraños apéndices, aún humeaban dos círculos negros, como marcas de tajos cauterizantes.

Tu cuerpo inanimado, quieto, estaba allí, pero tú te habías ido. Aguardando tu regreso, arrodillada ante lo que de ti quedó, entre mi dolor y el llanto se me fue la vida.

Así empezó esta enviciada espiral de vidas en la que ambos caímos, viéndonos envueltos en constantes encuentros, el reconocernos y luego los desencuentros. Esa fue tu condena por abandonar la caminata que regían los venidos de las estrellas, y por regar tu semilla en mis entrañas. Te seguí en cada una de tus mil vidas; en cada una de ellas morí de tristeza por tu amor perdido, o de vejez aguardando tu retorno. Fui Eva, fui Magdalena, fui oso de peluche; fui niña, mujer y hembra. Aparecí en tus mil vidas con mil nombres y mil rostros diferentes; en algunas, hasta con mi ausencia estuve presente, pues fui la inspiración para tu andar…Siempre intentando entender el porqué de nuestra repetitiva frustración; queriendo descifrar quien eras, pero sobre todo ello, amándote.

Hasta ahora que bajaste hasta los mismos infiernos a rescatarme de las afiladas garras de la mismísima Muerte. Entonces tuve una revelación mientras caminaba desde mi lecho mortuorio hacia la luz al final del túnel. Visualicé al Arq-ángel desterrado. Imploré por volver a ti, y se me concedió.

En cada una de tus correrías, entre tus mil vidas; en casi todas fui tu compañera, en otras fui testigo en primera fila de las batallas que debiste librar.

Hoy no hubo lluvia de plumas blancas, pero aquí tengo una que guardé para esta ocasión…Ella te servirá por si decides escribir esta historia delirante que juntos vivimos.

No importa si nadie cree lo que narres… Al fin y al cabo, es posible que todo esto jamás haya ocurrido… Quizás tus mil vidas, las inventaste tú…  

ALBOROTO ENTRE PÉTALOS DESHOJADOS

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

En la vera del camino a Edenlar, se erigía una solitaria y encantadora casita deshabitada, cuya posesión era ambicionada por cuanto caminante pasaba por el lugar.

La casa era pequeña pero espigada. Sus tejados, en tonos amarillos y ámbar, aspiraban a competir con el brillo del Sol. Cada resquicio de sus níveas y tersas paredes eran una tentación al palpo, mas nadie las podía tocar, una energía magnética los rechazaba violentamente. La casa tenía tres puertas visibles, tres puertas ofreciendo acogedora tibieza al visitante escogido, pero este, no llegaba. El tiempo transcurría… y el visitante no llegaba. Muchos peregrinos, procedentes de los cuatro puntos cardinales, llegaban hasta los umbrales trayendo consigo ofrendas, ilusiones y palabras mágicas, pero ninguna de las puertas se abría, nadie pudo saborear la tersura y tibieza de sus paredes.

Aquella mañana de Septiembre, el viento del Noroeste, trajo consigo a un empolvado andante de cabellos alborotados, hasta los portales de la hermosa casita. Sus pasos enérgicos se contradecían con la dulzura de su mirada, profunda y llena de tristeza. Como por encanto, las puertas se abrieron de par en par, en señal de bienvenida… ¡Él era el visitante escogido! Sólo él pudo acariciar las paredes de la casita e ingresar a su antojo, indistintamente, por las tres puertas, llenando con su esencia las entrañas de la hermosa casita que por tanto tiempo permaneció deshabitada.

Esta historia me la contó entre sueños, si mal no recuerdo, un señor de apellido Freud.

AYES DEL CADAVER PERSISTENTE

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

De los labios de la niña que dormitaba a su lado, fluía una interminable serpentina violeta con la escritura de un nombre diferente.

Si la sombra del escuchar “me quiero ir” le infundía miedo… Ello era nada ante la angustia de un posible “ya no te quiero”.

Lo inminente es tirano al reclamar su instante, y unas lágrimas no pueden desviar su rumbo.

Cuando ella trepó al avioncito de papel y remontó por los cielos, en la oreja derecha llevaba una larva imaginaria que devoraría cualquier recuerdo del aquí.

¿Cuántas monedas son el precio de un sueño quebrantado?

Revestido de ingenuidad, vulnerable en su soledad, torpe en sus arrebatos, crédulo a los cantares… Cuando perdona, él se perdona a sí mismo.

¿Qué sabes tú de este desdichado que, cuanto más dijeron amarlo, más debió cuidarse de no ser exhibido como momentáneo trofeo?

Dejémosle que deambule creyéndose aún el sonriente conejito marrón que es paseado en su ridículo cochecito chirigota.

*-¡Mamáaaaaaaaa! ¿Es que vas a soltar mi mano? ¡Tengo frío y aquí todo está oscuro! ¡Mamáaaaaaaaaaaaaaaa…! ¡No sueltes mi mano! ¡Te lo suplico!

…Claro. Tú no eres mi madre… sólo eres Ella…

RODARON LAS IDEAS DEL BAUTISTA

Ilustración y poema de Oswaldo Mejía

.

.

Guardianes descarados

Alardean con su voz.

El rebaño esgrime “haches”

Loas a su redentor.

Las lenguas lamerán,

El soberano eructará.

La diferencia es melodía…

¡Cierren puertas los de atrás!

¡Cierren puertas los de atrás!

Son cantos de sirena,

Son mentiras desde afuera.

Sólo huecos al vacío…

¡Cierren puertas los de atrás!

¡Cierren puertas los de atrás!

El pregón es la locura…

¡Cierren puertas los de atrás!

¡Cierren puertas los de atrás!

AL OTRO LADO DE LA RETINA

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Pasaron horas y tiempos desde la tarde en que él decidiera vivir al otro lado de tu espejo, con la intención de estar frente a ti cada vez que vinieras. Quizás no recuerdes la vez que te ofreció sus manos desde el otro lado del espejo y te propuso colocar las tuyas sobre las suyas. Él no lo dijo, mas tal ceremonial, era el sello de un pacto.

*-Es cierto. Él siempre está allí, pero no sé desde cuando… no lo recuerdo, quizás siempre estuvo al otro lado de mi espejo.-

¿Sabías que la memoria de los peces, apenas retiene recuerdos por dos o tres minutos? Por ello jamás se aburren. Cada tres minutos renuevan el conocimiento que tienen de su entorno. Es esta la razón por la cual, al momento de desovar, ocultan sus huevecillos. Se lo dicta el instinto de conservación de su especie, intentando salvaguardar a la prole de la acción de los depredadores. Los peces no recordaran donde dejaron sus huevecillos. Es más, ni siquiera recordaran si alguna vez los pusieron. El humano es lo opuesto. Él sí tiene consciencia del tiempo, y sabe que el suyo no es eterno, por eso reza plegarias e inventa Dioses.

*-Quizás en sueños soy un pez, pues al despertar no recuerdo sueño alguno.-

Anoche, ambos se atrevieron a cruzar el portal hacia este plano que permite lo que sólo está permitido a la sinrazón. Esta playa desierta, lamida por las oscuras aguas de un mar libidinoso y descarado, es el escenario de turno para la tormenta, bajo la cual ocurrió el encuentro.

*-Mira donde nos venimos a conocer; entre este lodazal y bajo esta tormenta. Ya nos encontramos, ya nos conocimos…Pero no recuerdo porqué, ni de donde vinimos. No sé dónde quedó la vida que estaba viviendo-

**-Tampoco yo tengo recuerdos… Excepto tú, todo esto me aterroriza. ¿A dónde ir si no sabemos de dónde venimos? –

El viento traía un rugido persistente, como persistente era la lluvia. El frío calaba sus huesos. Hubiera sido pleno hallarse en un contexto apropiado para prodigarse las caricias que por tanto tiempo habían guardado el uno para el otro, mas ahora, ambos parecían haber olvidado esas ansias. La única urgencia era esquivar el pánico…

Ella permanecía abrazada a sí misma, rodeándose casi por completo con sus brazos desnudos, y él, miraba atónito hacia la nada. Ambos titiritaban. El viento helado flagelaba sus cuerpos expuestos, empapados, y salpicados de lodo. Hubo miedo, frío y dolor en el alma. Estuvieron juntos, pero unidos por la nada, la desolación y la ausencia de recuerdos…

Por instinto fueron hembra y macho en medio de la confusión y el caos, más ni uno ni otro jamás lo recordó.

Lo último que vieron antes de separarse fue a aquella mujer de túnica blanca emergiendo de las oscuras aguas del mar, y del otro lado, un funeral. La muerte que precede al renacer… Y el espejo volvió a ser infranqueable…

“La pelotita debía ser lanzada con la mano izquierda contra la pared. De allí rebotaría al piso, y del piso retornaría a la mano que la lanzó. Un ciclo repetitivo, tedioso y estúpido ¿Pero servirá? Un anciano delirante alguna vez me aseguró que sí funciona para evitar tener memoria de pez.”