NUBARRONES DE CORDURA

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía

.

.

Vino desde allí y va hacia allá… La sombra que proyecta sobre el piso jamás se borra. A su paso va dejando cicatrices en la mente de quien la mira. Sus senos amamantan a los hijos de los hombres con dolor, deseo, soledad y angustia; quien prueba de su sexo se inventa el temor a perderla y aunque su aroma es un constante olor a muerte, casi todos la desean.

Se detuvo aquí y no quise mirarla; previamente cosí mis parpados, no vi nada pero el aire se llenó de su sedosa piel blanca, lampiña y apetitosa; no vi nada pero escuché los cánticos de quienes se inmolaban siendo aplastados por su cortejo; no vi nada pero la oí reír con esa risa de burdel que dista de plantear alegría y a cambio propone satírica burla.

Cuando rompí las costuras de mis ojos pude ver las andas alejándose y sobre ellas a la Redentora. Se auto-complacía con caricias que recorrían sus partes más íntimas, sexo que supo, con generosidad entregar… más también ella deseaba proporcionarse gozo y de sus entrañas extraía doradas monedas que arrojaba dejando a su paso una estela de tentación. Intenté recoger unas de esas monedas pero estas quemaron mis manos; entonces di media vuelta y caminé en sentido contrario.

Ahora re-ando lo por ella caminado y con estas manos chamuscadas devuelvo la visión a los ciegos, sano heridas y hago caminar a los paralíticos. Ellos vienen tras de mí pues saben que aunque no haya agua, si los toco, lavaré sus recuerdos; y del paso de la Redentora nadie volverá a hablar jamás pues en mi rebaño sembré la amnesia eterna.

Bien, queridos alumnos, la historia que les acabo de narrar está aquí, en este gran libro incapaz de contener ni una letra, pues todas sus hojas están y estarán en blanco por toda la eternidad. Gracias por su atención…

MI PECADO ES TU AROMA

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

Cuarenta veces soplaron las trompetas del sur, y sólo quedaba esperar que manara miel de las rocas. Fascinados los amantes arañan sus ropas, las van rasgando ante la estúpida ventanita cuyo único signo vital es su imprudencia. Mientras, el sofocante bochorno hace lo suyo derritiendo los ávidos cuerpos; cuatro muslos empapados de urgencia; cuerpos toqueteándose, queriendo aliviar el peso de sus entrañas; invadir y ser invadido, entregar dádivas y recibir bendiciones.

-¿Acaso es tan interesante la luz?

Dejémoslos que hablen; nunca verán cuánto se iluminan los cielos ante los brotes del convexo, jamás imaginarán el perfume del cóncavo, únicamente habrá la sospecha de que ambos levitaron mientras las trompetas del sur soplaban cuarenta veces.

MELODY ZEPP

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía

.

.

La vez anterior, vino emergiendo de entre la oscuridad, con una apariencia de dulce anciana. Entre sus manos traía algo que despedía una tenue luminosidad verduzca, la cual se colaba por los resquicios de entre sus dedos. Entonces me hablo: -¡Aquí tengo lo tuyo!- Luego empezó a retroceder a la vez que se desvanecía. Se fue así como vino, con pasos de viento…

Anoche fui nuevamente a su encuentro, pero esta vez me asaltaron las dudas… y las dudas no son valederas para un guerrero en batalla. Ya estaba ella dentro de mí; y me acarició, y alimentó mi desbordada fantasía con visiones traídas de otros planos, mas las dudas persistían en martillar mi razón…

Y entonces se desató mi tortura. Los demonios fueron liberados; los vi y los sentí danzando a mi rededor. Aguijoneaban mi cuerpo y mordisqueaban mi alma intoxicándome con angustias y pánicos que creí superados. Quise pararme y gritar, implorar por ayuda, correr, huir; o mejor morir en ese instante y aliviarme del suplicio…Pero me mantuve sentado. Soy lobo, soy devorador de pánicos, pero también soy humano y sé pedir perdón… El lobo estaba orando mientras vomitaba y lloraba sin cesar. Vi materializarse a la carrera, a una horrible niña viniendo hacia mí, chillando y amenazándome con un largo objeto punzante, mas cuando me lo iba a clavar, se desvaneció.

-¡Abre la boca! ¡No aspires, sólo mantén abierta la boca!-

Me introdujeron una cerbatana en una de las fosas nasales y por ella me soplaron un polvo burbujeante, invasivo y desesperante, pero con sabor esclarecedor, luego repitieron la acción en la otra fosa nasal. Antes de irme pusieron en mi mano derecha una papa, aún con la tierra de cultivo impregnada en su cascara, y me dijeron: -¡Camina. Allí viene tu paz!-

Ustedes también son buscadores, por ello intuyen de qué estoy hablando…

LUNA DE HIEL EN EL MARAJO

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía

.

.

Desde tiempos inmemorables había estado allí. Al amparo de su sombra fue que el ánima del viejo Enrique, entre humaredas de hashish se les apareció a ese par de niños locos para entre risas anunciarles la muerte de la madre de Tawapara. Fue bajo su follaje, que Vicentico se ocultó para vestirse con aquel ridículo disfraz de lagarto, que llevaría por el resto de su vida mientras peregrinaba por el mundo repartiendo sus caramelos envenenados de fantasía. Fue de entre sus ramas que, en los albores de la humanidad, descendió el primer par de amantes que interactuó con los venidos de las estrellas. Muchos de los acontecimientos más relevantes de esta comarca triste y fantasmal, se gestaron al pie de este árbol milenario, ahora sin hojas y sin sombra que proyectar.

Un día, proveniente de algún sueño afiebrado, a los pies del viejo roble, se materializó un iluminado; mezcla de druida, orate, mago y artista. Tenía una encantadora sonrisa y la mirada estúpida, pero limpia, como la mirada de aquellos seres incapaces de entender lo más elemental.

El viejo árbol pareció contagiarse de la alegría que irradiaba el recién llegado, e inexplicablemente empezó a coparse con el verdor de renovadas y lustrosas hojas.

Una creciente multitud de curiosos ávidos de creer en algo, fueron agolpándose alrededor del roble para ver su milagroso reverdecer y observar de cerca al iluminado, quien con su saliva iba tejiendo unas tupidas esterillas, que luego de secarlas al sol, usaba para garabatear en ellas, símbolos y figuras extrañas. Como tinta utilizaba una mezcla de sus propias lágrimas y tierra, aplicándola con su dedo índice derecho.

Nadie se iba del lugar sin llevar, aunque sea uno de los peculiares lienzos garabateados que el recién llegado obsequiaba con entusiasmo, sembrando con ello más y más sonrisas entre los asistentes. Especialmente las mujeres estaban auto-convencidas que aquellos símbolos tenían poderes curativos contra los males de amor y las heridas del alma. La comarca en pleno ahora rebosaba de alegría, contagiada por el brillo del recién materializado. Muchos se acercaban para tocarlo y untarse los dedos de las manos con su sudor.

El iluminado jamás descansaba, nunca dormía… tampoco se alimentaba. De sus espaldas había brotado algo parecido a raíces que se adhirieron al milenario roble; al parecer de esa manera parasitaba la energía vital del árbol.

Una mañana, todo varió. La multitud arremolinada ante el viejo árbol había desviado su atención hacia la repentina aparición de una hermosa mujer de piel color turquesa que, con total desparpajo se exhibía desnuda, mientras gruñía amenazante a quien intentara acercarse al iluminado. Esta agresiva manera de reclamar exclusividad dio sus frutos. Entonces, ya nadie pudo acercarse… Ya nadie pudo tocarlo, ni tampoco recibir de sus manos las esterillas garabateadas.

Poco a poco la multitud fue perdiendo el interés, hasta ignorar por completo al viejo roble, al iluminado y a la agresiva mujer con piel color turquesa. Ella sonreía satisfecha al ver logrado su egoísta objetivo, mas el iluminado no cesó de llorar por cuarenta y dos días con sus respectivas noches.

La comarca volvió a sumirse en su triste y fantasmal aspecto. La ilusión del iluminado que repartía sonrisas y alegría se había esfumado…

Al cabo de las seis semanas, el iluminado arrancó con sus manos los apéndices con forma de raíces, que lo conectaban al roble, y tal como vino, se fue en silencio.

El milenario árbol perdió sus hojas y paulatinamente fue secándose hasta convertirse en un leño inerte.

Inútil resultarían las caricias y lágrimas incontenibles con que la mujer de piel color turquesa, desesperadamente lo regaba intentando reverdecer lo ya concluido.

“Hay destinos que jamás debieran cruzarse, aunque la vida parezca permitirlo”

Video LOS TRAUMAS PSICOLÓGICOS

Monólogo de Oswaldo Mejía

.

.

Monólogo sobre la determinante tragedia de los traumas psicológicos en el ser humano …La forma como posiblemente pueden afectarnos, y también las posibilidades de revertir en alguna medida, sus efectos devastadores, los cuales suelen bestializar a muchos, que naciendo humanos, extravían esa condición mientras transitan por esta vida.

NO REVERSIBLE

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía.

Cap. 15 del libro “Delirios del Lirio”

.

.

*-¿Deseas saber quién eres?  Quizás Debas viajar hacia ti mismo, rebuscar entre tus recuerdos olvidados…en lo más recóndito de tu mente… yo esperaré aquí tu retorno…

La luz del sol atravesando nuestros parpados anuncia un nuevo día para ir hacia no sabemos dónde, en compañía de no sabemos quiénes,  para hallar  quien sabe qué.

-¡Despierten!…- Recibimos órdenes de quienes no vemos, ni escuchamos, ni sabemos nada…y nosotros obedecemos. Todos a la vez abrimos los ojos en el momento preciso para un nuevo día, y sin mediar pregunta o palabra alguna, todos a la vez nos ponemos de pie esperando la orden -¡Caminen!- Entonces, juntos emprendemos  la caminata por la ruta que se nos vaya indicando.  Somos muchos, mas todos obedecemos esas órdenes silenciosas que retumban dentro de nosotros.

Tenemos al Sol abrazador quemando nuestras espaldas, y nuestros pies sangran. Sólo eso tenemos, nuestro dolor  y el vacío de nuestras mentes. Nuestras almas también han empezado a dolernos, pero seguimos caminando. Pasamos sobre arenas calientes, campos espinosos y rocas filosas.

La caminata no se detiene mientras no recibamos orden de hacerlo. Cualquiera de nuestras necesidades fisiológicas debemos atenderla sobre la marcha, sin detenernos. Nuestra suciedad queda en el camino, y quienes vienen detrás la pisotean embarrándose  los pies heridos y empolvados.  Hasta hace poco sólo teníamos dolor en nuestras pieles; pero ahora este se está apoderando también de nuestras mentes…

Tenemos un recuerdo borroso de que llegamos desde muy lejos.  No sabemos cómo ni cuándo, pero ese recuerdo está allí. Lo único que tenemos claro es que hace mucho tiempo llevamos caminando por estos rumbos, los cuales parecen no tener fin.

En un momento del día llega la orden -¡Deténganse!- Todos la percibimos; pero no hubo sonido… mas, obedecemos. Todos elevamos nuestras miradas hacia el cielo, pero no lo miramos. Nuestra atención está fija en la aparición de algo que estamos esperando ¡Y sí! Empezó a caer del cielo una lluvia de bolitas blancas. Las cogemos en el aire con nuestras bocas abiertas y también con nuestras manos; y las tragamos rápidamente. Cuando el cielo deja de dar, bajamos nuestras miradas, nos agachamos para recoger e ir comiendo las bolitas que cayeron al suelo en nuestro rededor.

-¡Caminen!- Es la orden, siempre sin ruido alguno. Todos obedecemos. Seguimos un camino que vamos descubriendo paso a paso. La luz del día va apagándose mientras el cielo varía de color. Ahora es rojo como nuestra sangre. Así va presentándose la noche.

-¡Deténganse!- Esa es la orden sin sonido que se nos impone. Nos detenemos, y en ese mismo lugar nos sentamos o recostamos. Momento para rascarnos o sobar nuestras heridas, esperando aliviar en algo nuestro dolor. Poco a poco la masa va compactándose. Nos vamos juntando hasta rozar nuestros cuerpos, esperando el momento de la orden -¡Duerman!- Orden que no oiremos, pero que hará caer nuestros parpados. Mañana será siempre igual al día anterior: el  amanecer, la caminata diaria, y la misma pregunta que hace un tiempo da vueltas en nuestras cabezas -¿Qué hacemos aquí?-  …Igual, no habrá respuestas…

Nos despierta una luz tan intensa, que hiere nuestros ojos, a pesar de que nuestros parpados estaban cerrados. Luego sentimos un estruendo y el piso se sacudió violentamente. Cuando nos dimos cuenta, nos mirábamos los unos a los otros. Los ojos y las bocas abiertas, buscando respuestas en nuestras miradas llenas de asombro… Las luces hirientes se repiten, así como los estruendos y temblores. Vamos juntando nuestros cuerpos, buscando compartir nuestra confusión, y hacer de nuestro temor uno solo. Juntos estamos conociendo al miedo.

Este día no hubo las órdenes. Estábamos despiertos y mirando el cielo porque nos despertaron las luces hirientes, los estruendos y los temblores. Por primera vez no estamos vacíos… estamos llenos de pánico, pero atentos. Vimos grandes bolas brillantes volando de aquí para allá, y no eran estrellas. Estas se movían rápidamente dejando marcas a su paso, como si arañaran el cielo.

Aquel día sin órdenes silenciosas, no hubo caminata, no hubo bolitas blancas cayendo del cielo. Pasamos todo el tiempo mirando atentamente al cielo. Algunas veces las luces hirientes eran tan fuertes que quedábamos ciegos por un rato;  entonces buscábamos que tocarnos con las manos, como para saber que seguíamos allí. Así fue que nos percatamos que a algunos nos había aparecido una protuberancia en cada omóplato; aunque nuestro miedo no nos permitió darle mucha atención al hecho.

Así, con todo ese miedo llenando nuestras mentes, llegó el atardecer. Las luces hirientes, los estruendos y los temblores fueron haciéndose cada vez más distanciados…más lejanos…hasta hacerse, apenas un zumbido, que luego se perdió en el silencio. Y no hubo más… La noche se acercaba. El cielo se tiñó de color rojo, entonces nos dimos cuenta que habíamos pasado el día sin la compañía de los invisibles que guiaban nuestra vida.

Jamás los habíamos visto, pero sabíamos que estaban allí, caminando con nosotros y entre nosotros. Invisibles pero allí, guiándonos… Y hoy no estuvieron…

Esta mañana el miedo se nos había presentado por primera vez, y con él vino también eso que, aunque muy débil, empezaba a encenderse en nuestras mentes primitivas. Supimos que esa masa que caminaba día a día, éramos “Nosotros”. Unidos en el miedo, supimos que nos teníamos los unos a los otros…

Con la noche se nos presentó el miedo más grande… La soledad que grita el abandono ¿Quién nos guiaría hacia lo desconocido del siguiente paso? Llorando en silencio a la noche sorda, nos fuimos quedando dormidos. Sin órdenes silenciosas que nos indicaran cerrar nuestros parpados, sin la…vigilante…compañía…de los…

Al amanecer,  cuando sentimos la orden silenciosa -¡Despierten!- Abrimos nuestros ojos, y nos encontramos con una mañana sin Sol y un cielo nublado. Nuestros cuerpos estaban empapados; la noche debió llorar sobre nosotros mientras dormíamos. Su llanto debió ser de tristeza, pues lo que cayó sobre nuestras pieles fueron lágrimas negras y malolientes.

-¡Caminen!- Nos pusimos de pie y empezamos la caminata diaria. El saber que quienes nos guiaban, aunque invisibles, estaban nuevamente con nosotros y entre nosotros, invadió  nuestras mentes oscuras y vacías con una sensación desconocida…nos sentimos bien.

Algo dentro de nosotros había empezado a cambiar. De a pocos íbamos llenándonos de preguntas  -¿Por qué han empezado a aparecernos estos apéndices en nuestras espaldas? ¿Por qué nos hacen caminar estos senderos? ¿Hacia dónde vamos realmente?   ¿Por qué no nos dejan mirar hacia atrás?… De pronto, al sentir las órdenes silenciosas, olvidamos todo…y obedecimos.

Algunas veces, antes de la orden -¡Duerman!-  Miramos hacia el cielo, vemos las estrellas, y sin saber por qué, algunas lágrimas ruedan por nuestras mejillas. Quisiéramos decir algo, pero no sabemos cómo. Nuestras bocas resecas no saben decir nada. Son nuestras miradas las que a veces dicen cosas, pero es poco…o es…nada…

Otro amanecer. Otro día para caminar. Las órdenes de siempre: -¡Levántense! ¡Caminen!- …Y caminamos. Siempre hemos caminado vacíos, pero no lo sentíamos. Ahora empezamos a sentirlo, y nos duele. Cuando el sol estuvo sobre nuestras cabezas, pasamos por un campo donde sólo había arena y piedras, y llegó la orden silenciosa -¡Deténganse!- Sabíamos que era momento de mirar hacia arriba y esperar con nuestras bocas y manos abiertas, que cayeran las bolitas blancas ¡Y sí! Empezaron a caer, pero sólo por un instante… ¡Y dejaron de caer! Al inicio miramos al cielo con asombro, luego, algo dentro de nosotros se quebró, y dolió mucho. Queríamos preguntar al cielo porqué nos negaba lo bueno.  Nos sentimos abandonados. Lentamente fuimos bajando nuestras miradas y nos vimos a los ojos; vimos nuestras caras y tuvimos miedo unos de otros. Nos agachamos con profundo recelo, sin dejar de mirarnos a los ojos. Entonces no recogimos las bolitas blancas. Lo que cogimos fueron piedras.

Un zumbido llenó nuestras cabezas y luego las órdenes silenciosas doliéndonos.

-¡Atacar! ¡Atacar! ¡Atacaaaaaar!

Nunca antes habíamos sentido esas órdenes, pero obedecimos. Empezamos a lanzarnos las piedras unos a otros. Lanzábamos y recibíamos pedradas. Sentíamos mucho dolor con cada pedrada que golpeaba nuestros cuerpos, pero no nos deteníamos. A más dolor, más ganas de seguir lanzando pedradas.

No nos dimos cuenta en que momento fue y como empezó, pero de nuestras bocas salieron sonidos. Estábamos gritando. Temblábamos, sudábamos y sangrábamos. Muchos caían y no se movían más. Las piedras no dejaron de llover hasta que llegó la orden desde el silencio.

-¡Deténganse!- Entonces fuimos soltando las piedras que aún teníamos entre las manos… Y vino la calma.

-¡Caminen!- Y empezamos a caminar los que aún podíamos hacerlo. Muchos sólo dieron unos pasos y luego cayeron. Los que veníamos más atrás pasamos pisoteando los cuerpos de los caídos y de los que siguieron cayendo en el camino.

-¡Deténganse!-

Nos dejamos caer. Estamos agotados. La sangre de nuestras heridas está secando, pero el dolor que nos dejaron las pedradas en nuestros cuerpos sigue allí. Y en nuestras mentes, un dolor más grande. Cada día conocemos algo nuevo, pero todo nos viene con dolor -¡Duerman!- …Con mucho…dolor…con…mucho…

Cuando desperté, el sol estaba directamente sobre mí, y a mi rededor sólo había unos cuantos cuerpos inertes… La manada se había ido, seguramente siguiendo las órdenes de los invisibles.

Una pluma blanca en el suelo llamó mi atención; la recogí y empecé a caminar en sentido contrario a las huellas que dejaron los que hasta ayer fueron “Nosotros”…

JUNTOS SOMOS LA TORRE QUE ORDENARÁ LOS VIENTOS

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía 

.

.

Soy el ave con alas de palo que, al no poder remontar el viento, no dudó en cercenar su cabeza, ideas y fantasías, para lanzarlas al aire en tu búsqueda. Quizás no viste mi sentir rodando entre azules intensos, entre aromas siena y sinsabores verdes, pero llegué a ti cuando dormías y pude palpar tus sueños. Eres la Reina onírica que ahora cabalga el reluciente corcel de flacuchas y alargadas patas de metal. Ya no hay restos de esas eras que te mantuvieron anclada a la desértica soledad de las manos vacías. Lamí tus pies y los dedos de tu diestra invitándote a montar en mí y ahora retozo contigo, aupada a mi lomo, dejando una estela de huellas delirantes que quizás, otros dementes como nosotros, se animen a seguir.
Ahora caminamos asidos, tú con tus manitas henchidas de mí, y yo, aferrado a la visión de verte sonreír.

EPISTOLAS DEL EXQUISITO

Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía.

.

.

Esa bruja me tildó de falso.

-¡Quiero viajar y no me das el pasaje! ¡Tú sí irás a pasear a NEUROPA!-dijo.

Hubiera querido darle mi boleto…pero este viaje no se lo deseo a nadie; mueres poco a poco mientras observas el paisaje. No se sabe si avanzas o es el camino el que retrocede, las ventanas nunca dicen la verdad pura, siempre guardan algo de mentira… Quizá el vidrio le diga a la hechicera que me fui sonriendo, cuando en verdad, mis labios eran incapaces de manifestar alegría.

Sólo quiero desconectarme, detener este viaje a NEUROPA ¿Me servirán estas tijeras para intentarlo? Voy introduciéndolas por mi nariz… las puntas tocan mi cerebro, sangro profusamente y me duele el alma ¡Maldición, quiero hacerlo, pero no sé qué es lo que debo cortar!

¿Por qué te fuiste papá? Tú siempre estirabas tus manos y me alcanzabas todo…ahora esto está allá, muy arriba, y no logro desconectarlo.

Quiero detener este mi viaje a NEUROPA.

¡Papáaaaaaaaa! Estoy sangrando excesivamente y me duele el alma ¿Quieres decirme qué debo cortar para desconectarme?

Ahora voy a dormir, te espero allá, en mis sueños… No te tardes papá, es incómodo dormir con tijeras en la nariz.

Esa bruja me tildó de falso.

-¡Quiero una escoba nueva y no me la das! ¡Tú sí te irás a pasear a NEUROPA!- Dijo

LAS NUBES NO SON PARA TODOS

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía.

Cap. 14 del libro “Delirios del Lirio”

.

Entre aquella penumbra envolvente, podía escucharse el bullicio proveniente de una gran actividad. Todo latía. Se percibía el flujo de un torrente alimentando de vida toda esa gran bóveda. Aún así, un denso vaho a muerte se esparcía en el ambiente y es que ese binomio contradictorio es ley universal: La vida se presenta como heraldo de la muerte y la muerte es la renovación de la vida. La gran bóveda estaba hecha de una estructura ósea recubierta de músculos, tendones y arterias en versión macro que albergaba infinidad de huevecillos palpitantes. Una mucosidad ámbar barnizaba todo, creando destellos, brillos y contraluces, todo muy macabro.

Al parecer, yo era el único testigo consciente y tengo negada la inteligencia necesaria para comprender el inicio de esto, tan sólo me mueve la necesidad de parasitar. Tengo la virtud de la paciencia… era esperar la llegada de mi hospedero era lo único que debía hacer.

De manera casi simultánea, muchos de los huevecillos se rompieron e hicieron eclosión varias decenas de seres con las formas anatómicas más diversas, desde las más repugnantes hasta las más hermosas criaturas, algunas hasta tenían aspectos angelicales y mostraban muñones de alas saliendo de sus omóplatos. Todos pugnaban por abandonar rápidamente el nidal que hasta ese momento los había cobijado, como si un dictado instintivo los guiara a emprender el urgente éxodo hacia una misma dirección. Unos se arrastraban; otros caminaban con la torpeza de un cervatillo recién nacido, trastabillando y dando tumbos; otros reptaban, mas ellos, sin excepción, se movilizaban utilizando el mayor potencial de sus fuerzas, lo cual dificultaba que yo pudiera lograr mi propósito: abordar a alguno de ellos.

Cuando alguno de estos seres alcanzaba a otro, inmediatamente se desataba una lucha encarnizada donde se derrochaba dentelladas, arañazos, pinchazos y ataques, cada cual utilizando los recursos que poseían para agredir. En este contexto, la violencia esgrimida era indistinta de parte de los seres repugnantes como de los de aspecto angelical que, en contraste a su dulce apariencia, también sacaban a relucir una desmedida fiereza. El resultado ineludible era, al menos, la muerte de uno de ellos pues los que venían detrás y los alcanzaban, también tomaban parte de la contienda. Los que sobrevivían continuaban la marcha hasta que se topaban con alguno que llevaba la delantera o eran alcanzados por los rezagados, entonces se reanudaba la reyerta mortal y despiadada. Cada vez eran menos los que continuaban en carrera. El recorrido era una estela de vidas segadas y restos sanguinolentos regados como manifiesto de la crueldad de aquella competencia irracional.

Los pocos que llegaban hasta el final del sendero, hallaban una entrada estrecha y cavernosa y por allí se introducían, desapareciendo de mi vista. Todo se había desarrollado de manera rápida y violenta, tal como lo estipula la vida misma.

Mi agudo olfato o quizás mi instinto, me llevó a volver la mirada hacia el inicio del drama, la nidada. Allí, entre la penumbra y los restos de los huevecillos, el último de los rezagados, permanecía sentado succionando el dedo pulgar de su mano derecha, como si fuera ajeno a todo lo ocurrido, al pasaje mismo. Su frondosa cabellera azabache marcada por ondas, apenas si dejaban ver parte de su rostro y su mirada triste y confundida. En conjunto, su cuerpo y cabellera, daban la apariencia de un arbolito solitario y seductor amparado en la oscuridad. Cual espora, aproveché una brisa y empujado por el viento fui a posarme entre sus cabellos. Ni bien tuve contacto con él, sentí un fogonazo de luz muy intenso pero acogedor; él era puro, limpio, un ser con mucha luz, de esos que no tienen cabida ni oportunidad de sobrevivir en este mundo hostil, pero era mi última oportunidad, luego de él no quedaba nadie a quien parasitar, hubiera tenido que esperar la eternidad para que aconteciera la siguiente eclosión masiva y yo no me podía exponer a sucumbir en la espera. Guiado por mí apetito, me abrí paso hasta alcanzar su piel, me adherí a ella y entonces sorbí de su sangre con avidez y hasta saciarme. Ahora era mi hospedero, él me pertenecía, entonces, al tiempo que me nutría con su líquido vital, que me brindaba la dadiva de vivir a sus expensas, me impulsaba a cuidarlo. Así fue que nuestra relación viró a la mutua dependencia. Protegerlo a él, era proteger mi propia existencia y estaba dispuesto a darme íntegramente en ello. Por naturaleza yo tengo enraizado el instinto de la supervivencia ¿Y por qué no compartir algo de ello con mi hospedero? Ello lo haría competitivo, luchador y por ende más apto. Si él vivía yo vivía, así es que segregué algo de mi instinto y lo inoculé en su torrente sanguíneo.

Inmediatamente su organismo reaccionó con un ligero enervamiento seguido de una euforia inusitada. Se puso de pie y con paso cansino pero firme inició el recorrido hacia la gruta de salida. Su andar pausado dio oportunidad a que otros parásitos que se habían mantenido imperceptibles, saltaran sobre él en pos de su sangre, más sólo tres lograron aferrarse. Pude notar su presencia pues la sangre de nuestro hospedero ahora tenía el sabor de la ira, el sabor de la fe y el sabor del razonamiento, ingredientes aportados por los otros tres parásitos que, al igual que yo, debían estar empeñados en proteger nuestra fuente de vida… nuestro hospedero.

A partir de entonces, quien nos llevaba a cuestas era un hombre desafiante, alguien que creía en sí y en sus capacidades para enfrentarse a cualquier adversidad. Su riego sanguíneo se había acelerado… caminaba con más aplomo… era casi un semi-Dios terrenal, poseyendo todas las condiciones para ser un vencedor. Caminamos hacia la gruta de salida, pero él siempre atento de no pisotear los restos de los caídos en la brutal competencia.

Cuando llegamos a la gruta vimos un hueco al final, era el paso a un corredor que concluía en un salón donde se mostraban como únicas salidas tres puertas. Caminamos llenos de curiosidad, pero con la cautela que da la prudencia; pasamos el corredor y llegamos al salón. En estado de alerta, nos mantuvimos dubitativos unos instantes. Desde mi posición, yo percibía, además de la mía, la angustia de los otros tres parásitos como la de nuestro hospedero mismo ya que su sangre variaba de sabor según su estado de ánimo y según lo que aportábamos cada uno de los parásitos en pro de la toma de decisiones. Éramos lo más análogo a un equipo dedicado a salvaguardar nuestra supervivencia.

Abrimos una de las puertas y una intensa luz nos encegueció, pero sólo un instante. Inmediatamente vimos un ambiente lleno de escaleras inconexas por donde se paseaban seres muy extraños que desafiaban la gravedad y la lógica pues muchos tramos de estas escaleras debían hacerse caminando de cabeza, como si se tratara de un mundo al revés. Nos llamó la atención un tipo con el cráneo rapado que tiraba de una cuerda atada a una piedra a la que le daba órdenes; otro se auto-flagelaba las espaldas mientras recitaba plegarias; muchos reían a carcajadas sin motivo alguno. Vimos a uno trepado a una vara y con una brocha en la mano, intentando alcanzar el cielo para pintar un Sol esplendoroso. Una mujer lloraba sin cesar mientras cargaba entre brazos a un bebé imaginario. Un anciano de mirada extraviada hablaba sobre historias de mundos fantásticos que a nadie le interesaba escuchar. Todo allí era una mezcla de estupidez, demencia y absurda genialidad. Un tipo vestido con sombrero y ropas multicolores, con una pluma entintada en sangre, se nos acercó y nos dijo:

-¡Bienvenido a la locura!- A continuación, con su pluma ensangrentada escribió algo en la frente de nuestro hospedero -Ya eres uno de aquí, puedes volver cuando lo desees- dicho esto, se fue caminando hacia atrás sin quitarnos la vista de encima.

Salimos, cerramos aquella puerta y nos enrumbamos hacia la siguiente. Ni bien abrimos la segunda puerta, una mezcla de olores nauseabundos pero tentadores cual feromonas llegaron hacia nosotros. El lugar estaba escasamente iluminado por una tenue luz rojiza y todo lo visible tenía impregnado un sabor retorcido y patético. Casi todos los allí presentes, tenían garabateadas caricaturas de sonrisas en sus rostros. La mayoría de ellos bebían, fumaban, contaban monedas y copulaban; los que no, yacían tirados en el piso o arrumados en algún rincón en posiciones que semejaban a muñecos desarticulados. El piso estaba alfombrado de secreciones y vómitos, por lo que decidimos no dar un paso más hacia el interior. Una mujer semi desnuda y con un tufo a todos los vicios, vino hacia nosotros, rodeó el cuello de nuestro hospedero con sus brazos y se restregó contra su anatomía, a continuación, le estampó un prolongado beso en la boca. Yo sentí claramente la contaminación de la saliva de la mujerzuela en la sangre de nuestro hospedero. Cuando por fin se separó, la mujer puso el dedo índice en sus labios y dijo:

-Cuando tu soledad te agobie, tienes un lugar aquí- Nos dio la espalda y se alejó cimbreando sus nalgas y caderas. Presurosos y algo asqueados salimos de allí y cerramos la puerta.

Al llegar a la tercera y última puerta, la abrimos con extremo cuidado, muy lentamente. Nuestro hospedero introdujo la cabeza y vio que allí reinaba un cielo azul apenas interrumpido por un largo muro y una columna en primer plano sobre la que estaba recostada la criatura más hermosa que pudiera imaginarse. Ella lloraba y con delicadeza juntaba sus lágrimas en un cuenco. Cuando se dio cuenta de nuestra presencia, nos preguntó:

-¿Tienen sed, verdad?- y nos ofreció a beber las lágrimas que había recolectado en el cuenco. Luego de beber el dulce líquido, los cuatro parásitos, al unísono, nos percatamos de que ella era la primera que se había dirigido a nuestro hospedero hablándonos en plural.

La mujer tomó de la mano a nuestro, hasta ese momento, hospedero y le susurró al oído:

-Nunca más tu mano estará huérfana, yo no voy a soltarla…- Y juntos empezaron a caminar hacia un espiral ascendente que culminaba en una gran burbuja. En el camino cayeron cuatro plumas blancas y en cada una, nosotros, los parásitos. Ese hombre ya no era de aquí, estaba completo y ningún parásito era digno de beber su sangre…

ENAJENIA

Ilustración y poema de Oswaldo Mejía.

.

.

Soy una fiera monstruosa, rabiosa…
Y asquerosamente sentimental.
Soy letal.
Soy un perol infernal donde se cuecen ideas sueltas.
Cabalgo entre la confusión, y sobre mi caos escribo:
¡Abran paso a este débil súper-hombre!